El hijo honra al padre¿Dónde esta tu honra para Dios?

Quizás pienses que con solo ir a la iglesia y alabar al señor, le eres acepto. De nada te sirve ir a la presencia de Dios y alabarlo si tu corazón y tus obras  te desmienten.

Dice palabra de Dios en Malaquías 1:6

El hijo honra al padre y el siervo a su señor. Y si yo soy Padre, ¿Dónde está mi honra? Y si yo soy el señor, ¿Dónde está mi reverencia?, oh sacerdotes que menospreciáis mi nombre, os ha dicho Jehovah de los Ejércitos. Vosotros decid: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?

Jehovah

Menospreciamos el nombre de Jehovah cuando somos egoístas ¿Cómo puedes orar a Dios si le has negado la ayuda a quien la necesita? ¿Cómo puedes alabar a Dios si en tu corazón hay odio y resentimiento?¿Crees que puedes alabar a Dios cuando envidias a tu prójimo y le deseas mal?

¿Cuándo Dios escucha tus oraciones?

Tus oraciones no serán escuchadas hasta que te limpies a ti mismo de todos los males que desagradan a Dios. Eres humano, no pienses que por tener malos pensamientos desagradas al señor. Le desagradas cuando no luchas contra ellos. Se puede tener malos pensamientos pero no debemos dejarnos vencer por ellos.

No eres un santo por ser cristiano. Eres un hombre que lucha a diario contra la tentación. El enemigo te pone tropiezo cada día y mientras más le agrades al señor más duros serán tus procesos; y alaba a Dios por eso porque estás camino a la salvación.

No ofrezcáis nada indigno en el altar de Dios.

Orar cuando en tu corazón hay envidia, odio, resentimiento u orgullo sin antes rogarle a Dios que te libere de estos sentimiento pecaminosos es cómo ofrecer un animal ciego o enfermo para ser sacrificado ¡Es malo! Dios no se agradará de ti. No se mostrará favorable.

Lo primero que debes hacer cuando ores, es confesar al padre tus pecados, tus malos pensamientos, lo que crees que le desagrada, lo que sabes que está mal;  y pide con humildad perdón por ellos. Solo después de esto su oído se dignará a escucharte.

El señor ha dicho de los que le menosprecian haciendo lo malo. Yo no tengo agrado en vosotros, ni aceptaré la ofrenda ¿Sabes por qué el Altísimo te dice esto? Porque grande es su nombre entre las naciones y en todo santuario se le ofrece a su Gloria incienso y ofrenda pura. Tienes que entender que él no necesita de ti. Tú necesitas de Dios. Debes amarlo como él te ama.

 No alabes al Altísimo con los labios para luego deshonrarlo con tus obras.

Hay personas que no se congregan y que Dios los ama. Los ama porque le honran. Ellos ponen en acción sus estatutos y cumplen sus mandamientos. Son personas que aman al señor y que aunque no son perfectos se humillan ante Dios cada día, en busca de sabiduría para ser mejores seres humanos.

Has con los demás como quieres que los demás  hagan contigo. Es difícil luchar contra las bajas pasiones pero no imposible y con Dios a tu lado no hay batallas que no puedas ganar. La victoria está en la Fe. La Fe habita en un corazón inclinado al bien y los corazones que se inclinan al bien son conformes al corazón del Altísimo.

Pon en práctica estas palabras y tu vida cambiará para bien. Porque el señor te escuchará y serás prosperado tú y tu casa.

Aquí debajo te dejo palabra de Dios para edificación de tu alma. Gloria al Dios que todo lo puede. Jehovah es su nombre.

Dios te dice hoy que no te desesperes.

Dios te dice hoy que no te desesperes porque su promesa es verdadera. A veces te desesperas porque oras, ayunas y haces el bien; pero no vez el resultado de tu adoración. En el libro de Habacuc 2:3-4 Dice la palabra del altísimo:

3-Aunque por un tiempo la visión tarde en cumplirse, al final ella hablará y no defraudará. Aunque tarde, espéralo; pues sin duda vendrá y no tardará.

4- He aquí, aquel cuya alma no es recta dentro de sí está envanecido, pero el justo por su fe vivirá.

Todo tiene su tiempo. Dios te dice hoy que no te desesperes.

No sientas envidia ni te entristezcas cuando veas progresar a los impíos. Porque la ganancia fácil trae perdición y se va como mismo llega. Y aunque el que te traiciona se enriquezca no prosperará. Reprende la envidia en el poderoso nombre de Jesús y ora por tus enemigos para que la Roca se agrade de ti.

La oración y el ayuno son las armas de un cristiano para lograr estar en comunión con Dios. Y aunque el panorama sea distinto a la promesa del señor  espera en él. Porque como sea tu Fe así será tu victoria. Todo no es dado por medio de la Fe. Perseverar en ella es lo que nos da el triunfo ante el enemigo.

¿Cómo saber que Dios te va a bendecir pronto?

 Es normal que te sientas desanimado algunas veces; y más cuando las cosas parecen estar empeorando a tu alrededor. Pero pon mucha atención. Cuando te sientas así; ese es el momento de orar más seguido, de ayunar más seguido y de pedir revelación al altísimo.

Las cosas se ponen difíciles cuando estás a punto de tener una gran recompensa de parte de Dios. El enemigo lo sabe y te atacará con todo lo malo  por todas partes para desanimarte. Debes estar preparado para eso.

Puedes perder el empleo, puedes perder el marido, se te irán los hijos de casa. Todos te darán la espalda pero usted confíe en Dios. Porque con tu victoria todo lo que se fue será restaurado en el poderoso nombre de Jesús.

El justo por su fe vivirá.

Si llevas tiempo esperando una promesa que no se manifiesta pregúntate :

  • ¿Cedí ante algún ataque del enemigo?
  • ¿Estoy orando con la misma fe que antes?
  • ¿Creo firmemente que Dios va a restaurar lo que se fue?
  • ¿Es eso lo que el Señor quiere para mí?

Porque nuestro Dios todo lo ve. Nuestro Señor no te concederá nada que te pueda dañar mañana aunque hoy parezca bueno. Así de tanto te ama. Todo lo que él tiene preparado para ti, es mucho mejor que cualquier cosa buena que puedas imaginar.

Dios te dice hoy

Por eso cuando ores al señor, no olvides lo más importante. Decirle: Hágase en mi vida señor tu perfecta voluntad. Yo me someto a tus designios. Porque tú Dios mio eres bueno. Porque tú todopoderoso, cumples tus promesas.

Para que si lo que pides no está alineado con los propósitos del señor; él manifieste su diseño en tu vida y te prospere junto con tu casa.

Aquí te dejo palabra de Dios para nutrir tu espíritu y hacerte mejor persona cada día en el poderoso nombre de Jesús.