Pedid y se os dará ha dicho el Señor.

Dice palabra de Dios, en Mateo : 7-7: Pedid y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad y se os abrirá. El significado de estas palabras es profundo y puede asumirse de disímiles formas.

Pero significan que pidan primero a nuestro Señor. Él es el único que puede darte lo que verdaderamente necesitas. Cuando se te dice busca es que busques a Dios, porque el que busca la guía del altísimo, el que busca su presencia con fe, la hallará.

 Llamad y se os abrirá se refiere a que cuando vosotros hayan buscado y pedido la gracia del Señor. Él os abrirá la puerta que os llevará a la victoria y vuestro problema se resolverá.

Pedir a los amigos y hermanos no os dará fruto si no buscáis de Dios.

Si frente a tu problema haces una mala interpretación de las escrituras y vas a pedir lo que necesitas entre tus hermanos y conocidos. No prosperará tu causa. Primero debes pedir la ayuda de Dios y buscar su presencia con ayuda de la oración.

No hay nada tan poderoso que una oración hecha con fe verdadera, para que Dios ponga sus ojos en ti y su oído en tus plegarias. Ese es el primer paso para vencer la adversidad.

Una vez que te haces oír por el altísimo, todas las puertas que se te habían cerrado no se abrirán. Se abrirá aquella puerta, que Dios tenía diseñada para ti. Una puerta que te traerá honra y provecho y que glorificará al Dios que todo lo puede; Jehová es su nombre. Bendito sea por siempre en el poderoso nombre del cordero de Dios. Nuestro Jesús.

Porque todo el que pide en Dios recibe, el que busca haya y al que llama se le abrirá.

Cuando estás bendecido por Dios nada es imposible.

Cuando has buscado la presencia del altísimo y perseveras en sus caminos, no hay nada que no puedas lograr, siempre y cuando esté acorde con el diseño que Dios quiere para tu vida. Pero cuando te equivoques él te corregirá como el padre corrige a los hijos que ama.

La corrección de Dios es para edificación; y su misericordia nunca se alejará de tu vida. Es por eso que tu primer estado nunca será mejor que el postrero aunque este haya sido glorioso.

Todo lo que Dios toca lo cambia para siempre. Todo lo que recibe el soplo del Espíritu Santo cambia para siempre y da frutos de gloria y bienaventuranza.  

Dice el Señor ¿Qué hombre hay entre vosotros que si el hijo le pide pan le dará una piedra; o si le pide pescado le dará una serpiente? Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas cosas a vuestros hijos. También el Padre que está en los cielos dará buenas cosas a quienes le pidan.

Aqui te dejo el video para edificación de tu vida. La palabra de Dios a traves del pastor Harrigan, un pastor humilde con un testimonio impactante.

Gloria a Dios.