Salmo cinco. Busquemos nuestra comunión con Dios.

En esta etapa en la que estamos interiorizando los salmos y la sabiduría oculta en ellos; no puede faltar el salmo cinco. Este es uno de mis favoritos porque aporta una mayor intimidad con Dios en la oración. Cuando te sientas cansada, angustiado o preocupada este salmo te dará fuerzas y nuevas energías para continuar avanzando.

El cristiano pasa por pruebas muy duras y momentos de debilidad en el camino hacia la salvación. El enemigo pone tropiezo constante en nuestras vidas y solo la oración y la fe nos hace libres de todas las asechanzas del enemigo. Tienes que saber que ser cristiano no significa que nada te pasará, significa que Dios te da la fuerza para vencer en la batalla, pero te quedarán las cicatrices.

Salmo cinco. Jehová escucha tu voz Salmos 5:1-7

Escucha oh Jehová mis palabras, considera mi suspiro. Atiende la voz de mi clamor; Rey mío y Dios mío porque a ti oraré. Oh Jehová de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré ante ti y esperaré. Porque tú no eres un Dios que se complace en la perversidad, la maldad no habitará junto a ti.

Los arrogantes no se presentarán ante tus ojos; aborreces a los que obran iniquidad. Destruirás a los que hablan mentira; al hombre sanguinario y engañador abomina Jehová. Pero yo por la abundancia de tu gracia, entraré en tu casa y en tu temor me postraré hacia tu santo templo.

La espera a veces es larga pero Dios responde.

No te desesperes cuando todo va mal. El arma para vencer siempre está delante de tus ojos y puedes utilizarla con tu voz o con la voz de tu corazón. La oración es tan poderosa que usada con fe verdadera puede realizar milagros increíbles.

Cuando todo se pone más difícil y parece que nada puede ser peor es el momento de la respuesta, el momento que Dios fijó para restaurar tu vida. Gózate en el Señor y agradece por lo que tienes el que agradece por lo poco Dios lo pondrá en lo mucho. Se fiel en lo poco para que el Señor se agrade de ti y aumente tus días y tus dones.

Guíame Jehová en tu justicia. Salmo 5: 8-12

Guíame oh Jehová en tu justicia, a causa de mis enemigos endereza tu camino delante de mí. Porque no hay sinceridad en sus bocas; sus entrañas están llenas de destrucción. Su garganta es un sepulcro abierto, y con su boca hablan lisonjas. Decláralos culpables oh Dios, caigan por sus propios consejos. Échalos por la multitud se sus rebeliones. Porque se rebelaron contra ti.

Se alegrarán todos los que confían en ti. Para siempre gritarán de júbilo pues tú los proteges. Los que aman tu nombre se regocijarán en ti. Porque tú oh Jehová protegerás al justo. Como un escudo lo rodearás con tu favor.

Esta es una oración para empezar la mañana con el favor del altísimo. No te desanimes y pon tu carga en el Señor. Ilumínate con su sabiduría y deja todo en sus manos. Los tiempos de Dios son perfectos solo confía y espera en El.

Los tiempos de Dios son perfectos. Cree en Él.

Los tiempos de Dios son perfectos. Y la concepción de Cristo  fue profetizada generaciones antes de que él naciera en la carne. Desde Abraham hasta David pasaron 14 generaciones. Desde David hasta la deportación de Babilonia pasaron 14 generaciones y desde la deportación a Babilonia hasta Cristo pasaron 14 generaciones. El que tenga oídos escuche manifestación de los tiempos del Altísimo. Mateo 1:17

El nacimiento de Cristo ha sido tema de controversia para los impíos.

La madre de Jesús estaba desposada con José; y antes de que se unieran se halló que ella había concebido del Espíritu Santo. Hasta José su marido quería dejarla y se propuso dejarla en secreto, porque era justo para no difamarla.

Entonces se le apareció un ángel del señor en sueños que le dijo. José hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que ha sido engendrado en ella es del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo y llamarás su nombre Jesús, porque el salvará a su pueblo de sus pecados.

Fíjense cómo el ángel llama a José Hijo de David y cómo se dice que era un hombre justo. Dios no escogió a cualquiera para ser el padre terrenal de Jesús. También estaba escrito que nuestro salvador saldría de la descendencia de David.

De esta forma se cumple la palabra que Dios que habló por medio de profeta. Dice palabra del altísimo en Mateo 1:23

23- He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emanuel, que traducido quiere decir. Dios con nosotros.

José fue obediente a las palabras de Dios y recibió a su mujer como le había mandado el señor. Pero no la conoció hasta que ella dio a luz un hijo, y llamó su nombre Jesús.

Los tiempos de Dios son perfectos y la Fe nos hace fuertes.

No todo lo que Dios pone en nuestro camino tiene lógica para nosotros. Todo ocurre en los tiempos de Dios y sus tiempos y acciones son perfectos. José pudo pensar que su esposa le había sido infiel, pudo haberse marchado como lo pensó en un momento de su vida. Pero prefirió creerle a Dios

Muchas veces Dios nos va a poner pruebas con cosas que desafiarán nuestra idea de lo que es posible o no. Pero tu Fe es la que te salva. Tu Fe es la que te dará tu milagro. Nada es imposible para nuestro señor. Y si tú estás pasando por una situación que parece no tener salida. Créele a Dios como hizo José aceptando a María.

Créele a Dios como hizo Daniel en el foso de los leones. Como hicieron los tres hebreos que fueron lanzados al horno de fuego. Su Fe salvó sus vidas y dieron gloria al Dios que todo lo puede. Jehovah es su nombre. Cree en él y serás salva tú y tu casa.

Palabra de Dios para fortalecer tu fé. Gloria Al Altísimo.

Amén.