Jesús es tentado por Satanás en el desierto

Cuando Jesús fue bautizado por Juan fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches tuvo hambre.

No debemos olvidar que Jesús estaba siendo probado como hombre. Después de todo ese tiempo de ayuno tuvo hambre, dolores en su estómago y estaba sediento. Además soportó calor y frío por  los contrastes de temperatura del desierto, mucho frío en la noche y exceso de calor en el día.

Jesús es tentado por Satanás y sale vencedor.

En ese estado  físico decaído, se le acercó el tentador, que le dijo: Si eres hijo de Dios di que estas piedras se conviertan en pan. Pero Cristo aún sabiendo que tenía el poder para hacer lo que el enemigo le decía le contestó:

Cristo

– Escrito está: No solo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, le puso sobre el pináculo y le dijo:

– Échate abajo, porque escrito está : A sus ángeles mandará cerca de ti, y en sus manos te llevarán, de modo que nunca tropieces con tu pie en piedra.

Fíjate hermano el conocimiento que tiene el diablo de la biblia. Por eso es bueno que no te dejes engañar por personas que saben mucho de la palabra de Dios; pero que no la emplean para edificar sino para destruir. Tergiversando el verdadero sentido de las escrituras.

Pero Jesús le respondió sabiamente al tentador diciéndole:

– Además está escrito: No pondrás a prueba al Señor tu Dios.

Otra vez lo llevó Satanás a un monte muy alto y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria. y le dijo:

Todo esto te daré si postrado me adoras.

Y Cristo le respondió.

– Vete Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a él solo servirás.

Entonces el diablo lo dejó y los ángeles vinieron y le servían.

Antes de cada bendición o asignación vendrá una prueba para cada Cristiano.

Así como Cristo fue tentado en el desierto ¡Tú serás tentado! Prepárate porque las pruebas llegarán. Alégrate cuando pongan a prueba tu Fe. Porque el Señor te ha hallado digno y tu perseverancia será recompensada por el altísimo.

Dios te dice hoy

Dios no te envía cargas que no puedas soportar. Aférrate a tu Fe y créele al  que todo lo puede, Jehovah es su nombre. Hoy puedes estar sin trabajo; pero si le crees a Dios; llegarán llamadas que nunca pensaste que te harían. El empleo llegará según el diseño que Dios quiere para ti.

Si tu familia está quebrantada resiste en la oración. Según el grado de tu Fe te será dado lo que anhela tu alma. Poner al señor en primer lugar en tu vida te traerá honra y provecho. Porque cuando tienes al Dios Altísimo en tu vida nada falta. Todo lo demás vendrá por añadidura.

Cerca está el día en que Cristo vendrá por su Iglesia.

Hermano, no olvides que el día terrible del Señor se acerca. Prepárate para la llegada de Cristo. Depura tu vida de toda maldad, adora a Dios, ora, ayuna y abunda en buenas obras con tu prójimo para que ganes méritos con el Señor.

Cristo

Preocúpate por dar frutos de arrepentimiento verdadero. Si te quedas después que Jesús venga por los suyos. Vivirás la gran tribulación y solo serán dignos de Dios los mártires. Los que resistan al enemigo y mantengan su Fe en Cristo.

El anticristo asesinará millones de Cristianos y los que no se sometan a él serán muertos. Pero ganarán la honra de ser llamados hijos de Dios; y se levantarán para recibir su corona en el día del juicio.

¡Arrepiéntete ahora! Estás a tiempo de ser salvado.

¡Arrepiéntete ahora que estás a tiempo de tener tu salvación! ¿Para qué pasar por todo ese sufrimiento futuro si Dios te está llamando en este momento? Dios está por todas partes llevando el evangelio; reuniendo a sus hijos para librarlos de la ira de Satanás.

El diablo está como león rugiente porque sabe que le queda poco tiempo. Únete a los que serán salvados. ¡Dios te está hablando a ti, ahora! Escúchalo, porque vendrán tiempos en que muchos lamentarán no haber escuchado su voz. ¡No dejes que el enemigo te lleve con él al fuego que nunca se apagará! Confiesa el nombre de Jesús, acéptalo en tu corazón y serás salvo.

Aqui te dejo el vídeo de instrucción para edificación y sabiduría.

Amén.