En los últimos tiempos Dios dará su voz.

Está escrito que en los últimos tiempos los gobernantes de la tierra se levantarán y unidos consultarán contra Jehová y contra su ungido diciendo: Rompamos sus ligaduras y echemos de nosotros sus cuerdas. Las personas que no tiene a Dios en su corazón se amotinarán y al no tener sabiduría pensarán cosas vanas y renegarán del altísimo. Salmos 2:1-3

Pero nuestro Dios que mora en los cielos se reirá de los que tales cosas piensan. De los que creen que podrán transgredir lo que está escrito desde los tiempos de Enoc. Se levantará en su furor y los turbará con su ira. Jehová a dicho a nuestro salvador: Mi hijo eres tú, yo te engendré y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra.

En los últimos tiempos Dios amonestará a los que gobiernan.

Pero nuestro poderoso Dios grande en misericordia y tardo para la ira, a pesar de la desviación y de la sed de poder y riquezas de los gobiernos de la tierra; les da oportunidad para redimirse. Les dice; sed prudentes admitan amonestación jueces de la tierra. Honren al hijo para que no se enoje y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos lo que en Él confían.

El tiempo de Dios es perfecto.

Los que no confían en el Señor serán quebrantados con vara de hierro. Como vasija de alfarero serán desmenuzados. Servid a Jehová con temor y alegraos con temblor. Salmos 2:9-11

Es tiempo de clamor porque el fin está cada vez más cerca, oremos por nuestros gobernantes porque también de ellos depende el futuro de los pueblos. Un gobernante impío llevará a su pueblo a la ruina y a la muerte. Oremos porque Dios les de sabiduría y prudencia para conservar nuestras vidas y para que podamos ser salvos.

La salvación es de Jehová. Que sobre nosotros sea su bendición.

El castigo de Dios a las naciones.

El castigo de Dios hacia las naciones es un hecho que no debe ponerse en duda. Todas las profecías escritas en la Biblia se han cumplido al pie de la letra. Y todos los que creemos en Cristo sabemos que ni una sola tilde de lo que está escrito dejará de acontecer.

Debemos aceptar a Cristo en nuestro corazón antes de que sea tarde. Antes de que nuestro señor venga por su pueblo y la tierra sea destruida.

Dice el libro de Sofonías 3:8

8-¡Por tanto dice Jehovah, esperad el día que me levante para ser testigo! Porque tengo determinado reunir a las naciones y juntar los reinos para derramar sobre ellos mi enojo, todo el furor de mi ira. Porque toda la tierra será consumida por el fuego de mi celo.

castigo de Dios

Dios está decidido a depurar la tierra de la maldad.

Aunque sabemos que nuestro señor es dado a la misericordia y tardo para la ira. El pecado de la tierra ha llegado a los cielos. La tierra no prevalecerá y será destruida. Pero los que creen en el señor serán salvos. Dios escogerá a los que son fieles. Estos heredarán la vida eterna.

Dice el Altísimo en Sofonías 3:9 respecto a lo que sucederá una vez que la tierra sea restaurada.

9-Entonces daré a los pueblos un lenguaje puro para que todos invoquen el nombre de Jehovah y le sirvan de común acuerdo.

Sé salvo en nuestro Señor Jesucristo

El sacrificio de nuestro señor en la cruz nos hace salvos por medio de la Fe. Si confiesas el nombre de Jesús  y lo aceptas en tu corazón ese es el primer paso para la salvación. Es tu entrada al camino de la vida.

De ahí en adelante te toca cambiar tu vida y hacer buenas obras. Alejarte del pecado y cumplir con los mandamientos de Dios. De nada te sirve confesar el nombre de Dios y no dejar tus malos caminos. Eso solo trae tristeza y desolación.

los últimos días
Cristo viene pronto.

La venida de Cristo está cerca. Que no se te haga tarde para unirte a los que tendrán la oportunidad de vivir una nueva vida. Donde no habrá dolor, sufrimiento o penas.

La carga que llevas sobre los hombros es dura de soportar.

To te invito a ser salvo(a) en el poderoso nombre de Jesús. La carga que llevas hoy sobre tus hombres es dura de llevar. Compártela con Jesús. Verás que todo lo que hoy te afecta (enfermedades, sufrimiento, soledad, ira, depresión) ya no tendrá cabida en tu vida.

Dios te restaurará por dentro y por fuera y lo que hoy te parece insalvable mañana será un recuerdo de tu victoria. No dudes en entregar tu vida al que todo lo puede. Él tiene grandes cosas esperando por ti. Ábrele tu corazón y serás salvo.

Amén.