¿Cómo se debe orar A Dios?

Al orar no uses repeticiones vanas dijo el Señor. Porque no es por la cantidad de palabras que uses que Dios inclinará su oído hacia ti. Cuando ores hazlo con un corazón arrepentido y del dolor de tu alma saca tus palabras.

Agradece al señor por lo que te ha dado cada día. Porque muchos quisieran tener lo que tú tienes(salud, una familia, un trabajo, la vista, los dos pies) y no pueden tenerlo. Alaba su nombre porque él es bueno. Tu Padre sabe de lo que tienes necesidad aún antes de que se lo pidas.

Él conoce cada uno de tus problemas, tus aspiraciones. Por eso cuando le ores pídele que se haga su perfecta voluntad no la tuya. Porque el Padre  que te creó sabe qué es lo mejor para tu vida. Cualquier cosa que crees que es buena. No es mejor que lo que Dios tiene preparado para ti.

Recuerda que tú solo ves el ahora. Nuestro señor puede ver el pasado, presente y futuro. Para su gracia no hay nada oculto bajo el cielo o sobre el cielo. Y tanto nos ama que está pendiente de nosotros en todo momento.

¿Cómo debes orar a Dios?

Dice palabra de Altísimo en el libro de Mateo 6: 9-13: Vosotros pues orad así.

10- Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre. Venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra. El pan nuestro de cada día dánoslo hoy.

Perdónanos nuestras deudas como también  nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Porque si perdonas a las personas que te rodean sus ofensas; tu Padre celestial te perdonará las tuyas. Pero si no perdonas a tus semejantes tampoco el padre te perdonará por tus pecados.

¿Por qué es importante orar a Dios?

Es importante orar a Dios  porque mediante la oración todo el propósito de tu vida te será revelado por el Padre; tu camino, lo  que tienes que hacer para que Dios se agrade de ti. Mediante la oración el Padre te habla y te cubre bajo su manto protector. Nada puede dañarte cuando estás en comunión con el Altísimo.

Pero no pienses que orando diez días esto pasará. Necesitas perseverar en la oración para que Dios se manifieste en tu vida. Orar de día, de noche, de madrugada. Tu persistencia en la oración es lo que hará que Dios incline sus ojos hacia ti.

No olvides mientras ores, mantener toda la santidad que puedas, haciendo lo que a Dios le agrada. La oración sin buenas obras no dará fruto. Dedícale tiempo de calidad al Señor para que tu padre que está en los cielos se agrade de ti y te bendiga.

Aquí te dejo el video diario para edificación. Adquiere sabiduría en el Señor.

Gloria a Dios.