¿No al diezmo, porque hay pastores corruptos que solo piensan en dinero?

Incluso en los tiempos de esplendor del templo de Dios hubo sacerdotes corruptos, que solo buscaban el dinero y la satisfacción personal. Esa es la naturaleza de muchos que no les importa Dios sino lo que reciben de él. Ejemplos claros los hijos de Elí el profeta a quienes Dios les quitó la vida porque eran malos. Por eso el sacerdocio de la casa de Elí fue quitado y entregado a personas más dignas.

La esencia del Diezmo es darlo con amor. En agradecimiento por lo que Dios nos da. No juzgar al pastor por si es ladrón o por si hace un uso inadecuado de los diezmos. Dios juzga a sus escogidos y si los haya perversos de corazón se encargará de castigarlos. El diezmo que se da por obligación Dios no lo recibe con agrado.

Si vas a Diezmar y lo haces con dudas o te molesta darlo no lo hagas por obligación. Dios solo recibe y multiplica lo que se da por agrado cuando agradeces por lo que de él recibes.

¿Debes diezmar si no estas convencido de que debes hacerlo?

No. Dios es el fundamento de todas las cosas. Y el diezmo se debe de dar cuando el corazón está lo suficientemente limpio como para que cuando des agradezcas a Dios por permitirte dar. Cuando te preguntas y tienes dudas no estas listo para Diezmar o lo que es lo mismo. No estás listo para agradecer a Dios por lo que te ha dado.

El diezmo es tu agradecimiento para con Dios. Cuando recibes un milagro agradeces ante todo el mundo por el milagro y no te importa lo que piensan los demás. Así debes sentirte cuando diezmas y ofrendas; es tu forma de decirle a Dios gracias Señor por lo que me has dado.

Sin embargo, hay personas que olvidan que la salud es milagro, la vida es un milagro, la familia es un milagro, ver, respirar, caminar son milagros que tenemos y que solo nos damos cuenta de lo que valen cuando los perdemos.

El arma más peligrosa que usa el enemigo para destruirte es el diezmo. Cuando simplemente te cuestionas ¿Por qué debo de dar de lo mío a Dios? pregúntate por qué Dios te creó, te dio vida y puso de su aliento en ti. Lo hizo porque te ama. y eso es lo que importa. Antes de Diezmar ora a Dios el te dirá cuando estarás listo. Lo sentirás y ya no te importará lo que diga el enemigo ni los canales que use para decirte que está mal agradecer a Dios. Ese día sabrás que es lo correcto sin importar lo que digan los demás.

Dios te ama.

El obrero es digno de su salario en la obra del Señor.

Cuando Cristo reunió a sus discípulos les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedades. Los envió a predicar el reino de Dios y a sanar a los enfermos. Lucas 9: 1-6.

Les exhortó a que no llevaran nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni dinero. Les dijo que en cualquier casa donde entraran se debían quedar a pernoctar y después debían salir de ella. Y saliendo los discípulos pasaban por todas las aldeas anunciando el evangelio y sanando en todas partes.También les dijo que donde no fuesen recibidos sacudieran el polvo de sus pies para maldición de estas ciudades que no quisieron escuchar el mensaje de Dios.

¿Las casas por donde pasaban los enviados del señor proveían para ellos?

A veces de forma inadecuada interpretamos las palabras de Dios. Por eso se debe pedir al Señor discernimiento cuando se toca un tema tan delicado como es la ofrenda o el diezmo.

Al principio del evangelio los fieles proveían de alimentos y ropa a los discípulos de Cristo. Pero cuando la iglesia de Cristo fue creciendo los miembros vendían sus propiedades y ofrendaban el dinero a la iglesia ministrada por los apóstoles. Ellos tenían hombres tocados por Dios que repartían a cada familia según sus necesidades y se encargaban de utilizar este dinero para mantener a la comunidad.

¿Preguntas si es lícito dar el diezmo a las iglesias?

Jesús dijo no he venido a abrogar la Ley sino para hacerla cumplir. El diezmo fue una ofrenda voluntaria del creyente y se convirtió en ley para que el templo de Dios mantuviera su grandeza y para que los Levitas sacerdotes de Dios no se contaminaran con otros trabajos, sino que solo sirvieran al Señor. A ellos les correspondía el 10% de todos diezmos de Israel en el antiguo testamento.

El diezmo se ofreció voluntariamente primero por Abraham que en agradecimiento a todo lo que Dios le ha había dado. Quiso entregar a Melquisedec el 10% de todo lo que había recibido como bendición del altísimo. Después su hijo Jacob cuando huía de su hermano Esaú prometió a Dios el diezmo si lo hacía prosperar y regresar a su tierra. Por eso no debes olvidar que el diezmo es tu agradecimiento por lo que Dios hace en tu vida.

La depresión es un demonio, pero Cristo da poder para liberar.

La mayoría de las personas en nuestros tiempos no cree en los demonios. Es por eso que el enemigo se siente a salvo y destruye miles de vidas cada día. Las personas que ven demonios y que están poseídas terminan la mayoría de las veces en el manicomio o se suicidan después de cometer actos innombrables. Cristo da poder para liberar a estas almas.

Solo hay que reconocer su poder soberano sobre el enemigo y podrán ser liberados.  La depresión es un demonio malvado que siega ciento de miles de vida. Tanto hombres como mujeres sufren los ataques brutales de este enemigo despiadado que después de hacerte la vida miserable te obliga al suicidio.

El demonio de la depresión puede ser vencido con oración y ayuno.

Este demonio como todos los demás está atado de pies y manos ante el poder de Jesucristo. Pero la duda lo activa y suele atacar incluso a pastores eminentes de la fe cristiana algunos de los cuales han sucumbido por falta de fe y se han suicidado.

Este demonio te asesina poco a poco. Te ataca en tus puntos vulnerables, familia, trabajo, economía. Va minando tus fuerzas. El mismo punto donde no crees que la depresión es un demonio, aunque te lo diga alguien que te aprecia, lo hace más fuerte. Vas al médico y te mandan medicación que a veces dura años, te engordan, pero la tristeza sigue, el dolor sigue y la vida deja de importarte.

¿Vas a dejar que la depresión te venza? ¡Lucha por tu vida ahora!

Cristo da el poder para liberar tu vida. Muchos son los que han sido liberados de este demonio por el poder de Jesucristo ¿Quieres dejar de sentirte agotada y triste sin motivo? ¿Quieres vivir por ti, por tus hijos y por tu familia? Tú que eres soltera o soltero y que te falta autoestima por como te ves, porque no has triunfado en la vida. Porque sientes que no haces nada bien.

 ¡Dios te ama! Eres hermosa o hermoso para él como eres y tu media naranja te amará como eres. Ahí fuera Dios creó a alguien para ti. Solo tienes que creerlo. Cuando empiezas a creer el mal se debilita y el demonio no podrá vencerte porque no es solo tu fuerza es el poder de Dios contigo. Liberando y cambiando tu vida.

Cristo da poder en esta hora a tu alma para cambiar tu vida.

Clama y serás escuchado. Señor te reconozco como mi salvador. Sálvame del enemigo porque me acecha la muerte. Saca de mí el demonio de la depresión y que nunca más regrese. Ocupa su lugar Dios mío y fortaleza mía. Cambia mi vida hoy.

Regrésame la alegría de vivir por tu misericordia. Y que todo lo que el enemigo destruyó sea restaurado hoy con tu presencia. Mi salud, mi familia, mi trabajo, mis finanzas. Restaura mi espíritu y salva mi alma Señor. En tus manos está el camino y la vida. Gracias Jesús.

Isaías anuncia lo que había de suceder al Mesías.

Es muy fácil encontrar en las escrituras cómo la venida de nuestro Señor Jesucristo es anunciada incluso mil años antes de su llegada. Primero en el libro de Enoc escrito para una generación que en su tiempo ellos llamaron lejana. Y más recientemente en el libro de Isaías.

Ambos testimonios son precursores de la llegada del Mesías nuestro maestro. Isaías 53:1-5 no muestra de manera clara lo que había de padecer y la salvación que traería sobre nosotros todo el dolor que padeció nuestro Señor.

Cristo fue despreciado y desechado entre los hombres.

Isaías nos cuenta que Cristo fue un varón de dolores, experimentado en quebrantos. A pesar de todas las sanidades y milagros que hizo en su tiempo; en los momentos de angustia que le tocó padecer todos escondieron de ÉL su rostro. Fue menospreciado y no lo estimaron. Todos se olvidaron del bien que hizo.

Pero, aunque no lo estimamos llevó sobre él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores. Fue azotado y los impíos creyeron que había sido abatido por Dios. Pero Cristo fue herido por nuestras rebeliones, azotado por nuestros pecados. El castigo de nuestra paz fue sobre él. Por eso por sus llagas fuimos sanados.

Cristo no se quejó durante su duro trayecto hacia la crucifixión.

En el largo camino hacia su muerte, aunque estaba angustiado y afligido, no abrió su boca. Como cordero fue llevado al matadero. Puso su vida como expiación por el pecado. Y la voluntad de Jehová fue en su mano prosperada.

Cristo es el camino y la vida. No hay salvación sino a través de Él. Solo Cristo podrá justificarnos en el gran día. El día terrible del Señor. El Señor fue contado entre los pecadores habiendo llevado el pecado de muchos y habiendo orado por los transgresores.

Génesis. El primer día bíblico. Dios con nosotros.

Dios es el principio de todo. Y todo lo que existe por Él fue creado. Cuando se decidió a crear la tierra. Pensó en un lugar paradisíaco donde el hombre señoreara sobre todo lo que tuviera aliento de vida en sus narices. A semejanza suya nos creó. Nos hizo un poco menor que los ángeles. Hombre y mujer nos creó.

Crear la tierra no fue un trabajo sencillo aún para nuestro Dios. Hubo de crear a la par las leyes universales que sostendrían nuestro universo y las condiciones para que nuestra vida pudiera desarrollarse libremente. Nos creó las condiciones para que pudiéramos vivir en armonía, al tiempo que nuestros antepasados tenían un canal directo de comunicación con Dios; y que perdieron al desobedecer al Altísimo.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Y fue a sí que en el Principio creó Dios los cielos y la tierra: Génesis 1: 1-5, y la tierra estaba desordenada y vacía. Y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la Luz; y fue la luz.

Y vio Dios que la luz era buena; y separó el Señor la luz de las tinieblas. Llamó a la luz día y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

Es importante señalar que Dios no solo creó la tierra; sino que al mismo tiempo estuvo creando los cielos. Los cielos son la morada del Dios altísimo. Y se nos revela que la fuerza primigenia nuestro Dios habitaba los abismos. O sea, la eternidad. Y qué la luz no existía hasta que Dios la creó.

 Sea la luz dijo el Señor y vio que la luz era buena.

Durante la creación de los cielos y la tierra nuestro arquitecto divino trajo la luz. Por eso no debemos olvidar que la luz salió de las tinieblas. Antes de la luz todo era tinieblas, caos, agua y abismo. Pero el Señor dijo hágase la luz y vio que la luz era buena para su propósito. La luz fue creada para los cielos y la tierra.

Creada para hombres y ángeles. La luz y las tinieblas son las dos partas indisolubles de la creación divina. A la luz llamó día y a las tinieblas noche. Es por eso que un día está formado a partes iguales por tinieblas y oscuridad.

En los últimos tiempos Dios dará su voz.

Está escrito que en los últimos tiempos los gobernantes de la tierra se levantarán y unidos consultarán contra Jehová y contra su ungido diciendo: Rompamos sus ligaduras y echemos de nosotros sus cuerdas. Las personas que no tiene a Dios en su corazón se amotinarán y al no tener sabiduría pensarán cosas vanas y renegarán del altísimo. Salmos 2:1-3

Pero nuestro Dios que mora en los cielos se reirá de los que tales cosas piensan. De los que creen que podrán transgredir lo que está escrito desde los tiempos de Enoc. Se levantará en su furor y los turbará con su ira. Jehová a dicho a nuestro salvador: Mi hijo eres tú, yo te engendré y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra.

En los últimos tiempos Dios amonestará a los que gobiernan.

Pero nuestro poderoso Dios grande en misericordia y tardo para la ira, a pesar de la desviación y de la sed de poder y riquezas de los gobiernos de la tierra; les da oportunidad para redimirse. Les dice; sed prudentes admitan amonestación jueces de la tierra. Honren al hijo para que no se enoje y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos lo que en Él confían.

El tiempo de Dios es perfecto.

Los que no confían en el Señor serán quebrantados con vara de hierro. Como vasija de alfarero serán desmenuzados. Servid a Jehová con temor y alegraos con temblor. Salmos 2:9-11

Es tiempo de clamor porque el fin está cada vez más cerca, oremos por nuestros gobernantes porque también de ellos depende el futuro de los pueblos. Un gobernante impío llevará a su pueblo a la ruina y a la muerte. Oremos porque Dios les de sabiduría y prudencia para conservar nuestras vidas y para que podamos ser salvos.

La salvación es de Jehová. Que sobre nosotros sea su bendición.

No dejes que tu aflicción te frene.

Samuel profeta por la gracia de Dios fue concebido en medio de la angustia y la esterilidad de Ana, la esposa de Elcana. Ella pasó muchos años con amargura y dolor de espíritu porque era estéril. La segunda esposa de Elcana tenía hijos, pero ella no los tenía.

 Continuamente era avergonzada por Penina y por los familiares del marido y su espíritu se secaba. Pero Elcana amaba a Ana, aunque Dios no le había permitido tener hijos. Con el pasar de los años ella se percató de que necesitaba un cambio en su vida.

El milagro de Dios proviene de la fe

Recordó Ana que el Dios de su pueblo era un Dios de milagros. Un día en que subieron al templo a adorar ella decidió derramar su alma delante de Jehová y le hizo esta promesa: Si te dignares a mirar la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, si me dieras un hijo varón. Yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida y no pasará navaja sobre su cabeza.

Después de esta petición Ana se fue con su familia. Comió y no estuvo más triste. Y jehová se acordó de ella y concibió Ana y dio a luz un hijo varón cuyo nombre fue Samuel y fue dedicado a Dios todos los días de su vida.

Después de esto Jehová bendijo a Ana y la que fue llamada estéril dio a luz tres hijos y dos hijas.

Si necesitas de Dios búscalo con el corazón.

Si estás en la situación de Ana y fíjate que la carencia de Ana no es solamente esterilidad, puede ser enfermedad, falta de trabajo, penuria, problemas económicos. Solo tienes que derramar tu pena delante de Dios. Creer en Él con el corazón. Después lava tu rostro y no estés más triste. Espera confiada porque la respuesta del Señor no tardará.

Has un pacto con tu Dios. Nuestro salvador todo lo puede. Cualquiera que sea tu aflicción clama. No hay enfermedad que Dios no pueda curar, ni problema que Él no pueda resolver.

¿Dios me hará un milagro?¿Por qué no hubo un milagro para mí?

Muchos de ustedes se preguntarán ¿De qué manera puedo saber si Dios está de acuerdo con lo que hago? ¿Realmente puede Dios hablarme? ¿Cuántos de ustedes en medio de una gran tribulación han alzado las manos después de haber estado lejos de Dios?

 La mayoría de nosotros hermanos, solo nos acordamos de Dios cuando la batalla que tenemos por delante es casi humanamente imposible de ganar. Nos acordamos de Dios en la enfermedad, en el dolor de una separación, ante la pérdida de un empleo, en las prisiones, cuando se nos enferman de gravedad los seres queridos.

Recibimos el milagro y olvidamos a Dios.

Y podemos ser más infieles a Dios aún porque cuando recibimos el milagro nos volvemos a olvidar de Dios. Porque Satanás nos convence de que eso no fue un milagro, y de que hay recuperaciones que suceden porque suceden; o porque amamos demasiado los placeres del mundo como para prescindir de ellos.

Hay personas que en medio de su gran dolor claman a Dios y terminan odiando a Dios porque no reciben consuelo a su dolor. Y lo que sucede es que cuando hay dudas en el corazón, cuando no hay fe verdadera, cuando no hay arrepentimiento verdadero; el espíritu no puede manifestarse.

No puedes recibir un milagro sin Fe y arrepentimiento verdadero.

No puedes pedir un milagro si no te has arrepentido de todos tus pecados. No puedes aspirar a milagros si tu alma no está limpia de contradicciones. No puedes esperar un milagro si no has renunciado a las cosas que te hacen caer en la tentación. No puedes pedir milagros si no te has convencido que Dios es el arquitecto de toda vida y que su voluntad sobrepasa toda razón humana.

Un milagro es una esperanza de vida nueva. Una segunda oportunidad que Dios da a las personas para salvación y vida eterna. Un milagro es la respuesta de Dios a una fe verdadera.

Nuestro señor escudriña los corazones. No se puede engañar a Dios. Eso no significa que tu dolor no sea verdadero. Significa que si los motivos por los que quieres recibir el milagro no son legítimos y no vienen acompañados de un cambio radical en tu vida. No habrá milagros sino desesperación y dolor.

Asegúrate al pedir un milagro que estás segura de que quieres cambiar tu vida para bien y estás dispuesta a entregar tu vida a Dios. De que estás segura de que Dios es capaz de cambiar tu vida para siempre.

Sabrás muy rápido si Dios te ha concedido el milagro porque sentirás su presencia tan fuerte que los vellos de tu cuerpo parecerán vivos. Y sentirás como fluye en ti un llanto de alegría que se llevará todo el dolor que habías estado experimentando.