El libro de Enoc cuenta sobre los ángeles rebeldes y su descendencia.

Una de las verdaderas razones por las que el libro de Enoc fue quitado de la biblia; es porque nos cuenta sobre los ángeles rebeldes y su unión con las mujeres de la tierra. Esta unión contra natural produjo una descendencia híbrida de gigantes que con el pasar del tiempo no se saciaban con nada y según las palabras de Enoc varón de Dios, esta raza se volvió contra los humanos y empezaron a devorarlos.

Dice el capítulo 7: 1-6 del libro de Enoc varón de Dios

1- Todos y sus jefes tomaron para sí mujeres y cada uno escogió entre todas y comenzaron a entrar en ellas y a contaminarse con ellas, a enseñarles la brujería, la magia y el corte de raíces y a enseñarles sobre las plantas.

2- Quedaron embarazadas de ellos y parieron gigantes de unos tres mil codos de altura que nacieron sobre la tierra y conforme a su niñez crecieron;

3 – Y devoraban el trabajo de todos los hijos de los hombres hasta que los humanos ya no lograban abastecerles.

4- Entonces, los gigantes se volvieron contra los humanos para matarlos y devorarlos.

5- Y empezaron a pecar contra todos los pájaros del cielo y contra todas las bestias de la tierra, contra los reptiles y contra los peces del mar y se devoraban los unos la carne de los otros y bebían sangre. (Jr 12:4)

6- Entonces la tierra acusó a los impíos por todo lo que se había hecho en ella. (Gn 6:5-11,13; Ap 12:16)

Cuando habla Enoc de todos y sus jefes se refiere a los vigilantes. Los ángeles que había enviado Dios para nuestro cuidado. Ustedes se preguntarán; ¿Tiene base bíblica todo esto? Aunque los que los que mutilaron el libro de Dios quisieron quitar todos los indicios no pudieron.

¿Dónde dice la biblia que los gigantes estaban devorando a los humanos?

En el libro de los salmos 14:4 dice claramente: ¿Acaso todos los que obran iniquidad no saben que comen a mi pueblo como si fuera pan? Y que a jehová no invocan.

También dice que Jehová miró desde los cielos sobre los hijos del hombre para ver si había algún sensato que buscara a Dios. Pero todos se habían desviado. A una se habían corrompido. No había quien hiciera el bien. Ni siquiera uno. (Salmos 14: 2-3)

La mayoría de los versículos del libro de Enoc están amparados en otros versículos que podemos encontrar en nuestra biblia. Es por eso que se puede comprobar bíblicamente que esta es palabra de Dios y precursora de los demás testimonios que se expresan en este Santo libro.

Debajo de algunos versículos les dejo una acotación de la palabra de Enoc que fueron escritos siglos más tarde por otros hombres de Dios y que aparecen en otros libros bíblicos. Estos demuestran la veracidad de los hechos y sobre todo que la palabra de Dios es inmutable.

¿Cómo Dios castigó a los ángeles rebeldes? Continuará…

El libro de Enoc, sabiduría de Dios que ha sido quitada de la Biblia.

El capítulo 6 del libro de Génesis en nuestra biblia nos habla de como los hijos de Dios, viendo que las mujeres de los hombres eran hermosas; tomaron para sí mujeres escogiendo entre todas. De esta unión salieron grandes gigantes y los grandes héroes de la antigüedad que fueron varones de renombre. (Génesis 6: 1-4)

Lo que debéis saber es que los hijos de Dios a los que se refiere este capítulo; no son los descendientes de Set hijo de Adán. Se refiere a los ángeles de Dios que transgredieron el pacto al contaminar sus espíritus celestiales con mujeres mortales.

El libro de Enoc varón perfecto que caminó con Dios y que nadie más lo vio porque el Altísimo se lo llevó. Fue quitado de la Biblia Reina Valera; por eso hay un poco de oscuridad respecto a esos terribles días. Sin embargo, varias iglesias como la etíope ortodoxa mantienen vigente el libro de este varón de Dios.

El libro de Enoc está escrito para nuestra generación y detalla el fin de los días.

Dice el libro de Enoc varón de Dios en el capítulo 1-2

Enoc, hombre justo a quien le fue revelada una visión del Santo y del cielo pronunció su oráculo y dijo: la visión del Santo de los cielos me fue revelada y oí todas las palabras de los Vigilantes y de los Santos y porque las escuché he aprendido todo de ellos y he comprendido que no hablaré para esta generación sino para una lejana que está por venir.

Este capítulo demuestra que la visión era para generaciones futuras y cercanas a la gran tribulación como la nuestra. También nos habla del regreso de Cristo en el Capítulo 1-9

Mirad que Él viene con una multitud de sus santos, para ejecutar el juicio sobre todos y aniquilará a los impíos y castigará a toda carne por todas sus obras impías, las cuales ellos han perversamente cometido y de todas las palabras altaneras y duras que los malvados pecadores han hablado contra Él. Tal como lo dijo más tarde Judas 14-15.

Lo impresionante de esta declaración es que todavía no se había escrito sobre la venida de Cristo, y los grandes profetas que predicarían la llegada del Mesías aún no habían nacido.

Enoc fue el primero en escribir sobre la gran tribulación y su libro es tan impresionante como el Apocalipsis. Porque habla del castigo que ha de venir a los impíos. Y sobre el gran diluvio que raería la maldad de la faz de la tierra en tiempos de Noé.

Continuará…

Caín. Si bien hicieres serás enaltecido.

Dice la palabra de Dios que conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín. La mujer estaba feliz porque por voluntad de Jehová adquirió varón. Después dio a luz a su hermano Abel. El segundo hijo fue pastor de ovejas y el primogénito labrador de la tierra.

Cuando el tiempo pasó Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová y Abel trajo de sus ovejas lo más hermoso y gordo de su rebaño y Miró Dios con agrado la ofrenda de Abel, no así la ofrenda de Caín. (Génesis 4:1-5)

¿Por qué no miro Dios con agrado la ofrenda de Caín?

La mayoría de los que leen este versículo están a oscuras respecto a los motivos por los que el Señor miró con desagrado la ofrenda de Caín. Lo primero es no olvidar que Dios escudriña los corazones. No fue porque la ofrenda era del fruto de la tierra que Nuestro Padre no miró con agrado la ofrenda. Sino porque había visto el pecado en el corazón de Caín.

Visto que su ofrenda no era bien recibida, Caín se airó en gran manera. Ni siquiera se detuvo a preguntar a Dios que pasaba y por qué no recibía su ofrenda. No se postró para orar por la misericordia del altísimo. Simplemente se refugió en su ira y el pecado entró en él.

Cuando El Señor vio su reacción le dijo: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres. ¿No serás enaltecido? Y si no hicieres bien el pecado está a la puerta; con todo esto a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. (Génesis 4: 6-7) Pero Caín se dejó llevar por el odio y la envidia de su corazón. En vez de enseñorearse del pecado se dejó seducir por él matando a su hermano Abel.

Los Caínes del presente están en todas las esferas de la vida.

Este mensaje es para todos nosotros y no se devalúa con el tiempo. El pecado siempre está a la puerta. Somos nosotros los que decidimos si nos dejamos seducir por el pecado o si lo vencemos haciendo lo correcto. Dios dijo que si bien hacemos seremos enaltecidos.

Si bien hacemos nuestras oraciones y ofrendas serán recibidas con agrado y Dios bendecirá nuestras vida. Si mal hacemos el pecado estará ahí listo para entrar en nuestras vidas y destruirnos.

Pedid y se os dará ha dicho el Señor.

Dice palabra de Dios, en Mateo : 7-7: Pedid y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad y se os abrirá. El significado de estas palabras es profundo y puede asumirse de disímiles formas.

Pero significan que pidan primero a nuestro Señor. Él es el único que puede darte lo que verdaderamente necesitas. Cuando se te dice busca es que busques a Dios, porque el que busca la guía del altísimo, el que busca su presencia con fe, la hallará.

 Llamad y se os abrirá se refiere a que cuando vosotros hayan buscado y pedido la gracia del Señor. Él os abrirá la puerta que os llevará a la victoria y vuestro problema se resolverá.

Pedir a los amigos y hermanos no os dará fruto si no buscáis de Dios.

Si frente a tu problema haces una mala interpretación de las escrituras y vas a pedir lo que necesitas entre tus hermanos y conocidos. No prosperará tu causa. Primero debes pedir la ayuda de Dios y buscar su presencia con ayuda de la oración.

No hay nada tan poderoso que una oración hecha con fe verdadera, para que Dios ponga sus ojos en ti y su oído en tus plegarias. Ese es el primer paso para vencer la adversidad.

Una vez que te haces oír por el altísimo, todas las puertas que se te habían cerrado no se abrirán. Se abrirá aquella puerta, que Dios tenía diseñada para ti. Una puerta que te traerá honra y provecho y que glorificará al Dios que todo lo puede; Jehová es su nombre. Bendito sea por siempre en el poderoso nombre del cordero de Dios. Nuestro Jesús.

Porque todo el que pide en Dios recibe, el que busca haya y al que llama se le abrirá.

Cuando estás bendecido por Dios nada es imposible.

Cuando has buscado la presencia del altísimo y perseveras en sus caminos, no hay nada que no puedas lograr, siempre y cuando esté acorde con el diseño que Dios quiere para tu vida. Pero cuando te equivoques él te corregirá como el padre corrige a los hijos que ama.

La corrección de Dios es para edificación; y su misericordia nunca se alejará de tu vida. Es por eso que tu primer estado nunca será mejor que el postrero aunque este haya sido glorioso.

Todo lo que Dios toca lo cambia para siempre. Todo lo que recibe el soplo del Espíritu Santo cambia para siempre y da frutos de gloria y bienaventuranza.  

Dice el Señor ¿Qué hombre hay entre vosotros que si el hijo le pide pan le dará una piedra; o si le pide pescado le dará una serpiente? Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas cosas a vuestros hijos. También el Padre que está en los cielos dará buenas cosas a quienes le pidan.

Aqui te dejo el video para edificación de tu vida. La palabra de Dios a traves del pastor Harrigan, un pastor humilde con un testimonio impactante.

Gloria a Dios.

No juzguéis para que no seáis juzgados.

Dice Palabra del Señor en el libro de Mateo 7: 1-5. No Juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con el juicio que juzgáis seréis juzgados y con la medida que medís seréis medidos.

¿Porqué miras la brizna de paja que está en el ojo de tu hermano, y dejas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿Cómo dirás a tu hermano, deja que yo saque la brizna de tu ojo, y he aquí la viga que está en el tuyo? ¡Hipócrita! Saca la viga de tu propio ojo y entonces podrás ver bien, para sacar la brizna del ojo de tu hermano.

La importancia de no juzgar a la ligera.

Nosotros no debemos juzgar a nuestros hermanos por sus malas obras, el señor que está en los cielos todo lo ve y dará la corrección en sus tiempos perfectos. Asegúrate cuando vayas a  corregir a algún hermano que lo haces con limpieza de corazón, y que tu corrección es para edificar y no para causar vergüenza.

juzgar
Ama a tu prójimo como a ti mismo.

Es pecado tratar de avergonzar al prójimo exponiendo sus fallos delante de la gente. Son cosas que Dios no ama. Asegúrate de que estás completamente limpio de pecados para hablar con otros sobre edificación. Es de hipócritas intentar edificar a otros si nosotros mismos estamos obrando de mala fe.

Dios ve todas nuestras obras, nada escapa a sus ojos.

No pensemos ni por un momento que el Señor no ve nuestro comportamiento. Su sabio ojo nos vigila constantemente y se goza con nuestras victorias así como se entristece con nuestras caídas. Pero su misericordia no se aparta de nosotros. Porque nuestro Dios es soberano. El es Señor de segundas oportunidades.

Recuerda que buscar a Altísimo en oración; pasar horas buscando su presencia te lleva a la comunión con él. Te lleva a la manifestación de su santa voluntad. Si buscas a Dios en lo profundo, lo hallarás y te será de corona y piedra angular que edificará tu vida para siempre.

Dice el Señor pedid y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad y se os abrirá. Este será el tema de la próxima lección. Aquí debajo les dejo el video para obtener sabiduría con la prédica del pastor Harrigan Varón de Dios.

Gloria de Dios.

No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra.

La palabra de Dios es precisa en el libro de Mateo 6: 19-21, cuando nos dice: No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen y donde los ladrones se meten y roban.

Más bien acumulad para vosotros tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corrompen, y donde los ladrones no se meten y roban. Porque donde esté tu tesoro allí estará también vuestro corazón.

discípulos

Las personas adictas a las riquezas, las vanidades del mundo los van alejando de Dios hasta que el enemigo logra el propósito. Que es apartarlos de la presencia del Altísimo. Cuando una persona adquiere riquezas no solo está adquiriendo bienes, sino una responsabilidad inmensa con su prójimo y con él mismo.

Es por eso que se debe hacer un uso adecuado de las riquezas, obrando con humildad y amor a los necesitados. Para qué el corazón no se seque con el orgullo y la avaricia.

La lámpara del cuerpo es el ojo.

Nuestro Señor asegura que la lámpara del cuerpo es el ojo, y si tu ojo está sano. Todo tu cuerpo estará lleno de luz. Pero si tu ojo es malo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. De modo que si la luz que hay en ti es oscuridad ¡Cuán grande es esa oscuridad!

Y es que nadie puede servir a dos señores, porque amará a uno y aborrecerá al otro. O se dedicará a uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

No significa esto que no prosperaréis. Cuando hay riquezas el enemigo pone tropiezos abundantes en tu vida, que hacen que el tiempo que antes de dedicabas a Dios, se valla en reuniones o entretenimientos.

Jonás predica la destrucción de Nínive

Empiezas a conocer gente importante y personas que aparentan ser deslumbrantes y todo esto limita tu tiempo de oración y comunión con Dios. Por eso si Dios te bendice recuerda que Él es lo primero; para que puedas disfrutar con tranquilidad de tu prosperidad.

Cristo nos dice que no nos afanemos por las cosas materiales.

Dice palabra de dios en Mateo 6: 25-26

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, que habéis de comer o qué habéis de beber, ni por vuestro cuerpo que habéis de vestir ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Mirad las aves del cielo, que no siembran ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro padre celestial las alimenta ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?

¿Quién de vosotros por más que se afane podrá añadir a su estatura un codo? ¿Por qué os afanáis por el vestido? Mirad los lirios del campo, como crecen. Ellos no trabajan ni hilan; pero os digo que ni aún Salomón con toda su gloria fue vestido como uno de ellos.

ayuno

Recuerda que tu padre sabe de lo que tienes necesidad. Busca primero el reino de Dios y su justicia y verás que todas estas cosas te serán añadidas. Dice el Señor; no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.

Aquí os dejo el video diario para edificación y sabiduría.

Gloria a Dios

¿Cómo debéis ayunar para agradar a Dios?

Cuando ayunéis, no os hagáis los decaídos, como los hipócritas, que descuidan su apariencia para mostrar a los hombres que ayunan. De cierto os digo dice Dios, que tienen su recompensa. Mateo 6: 16

Pero tú cuando ayunes unge tu cabeza y lávate la cara, de modo que no muestres a los hombres que ayunas sino a tu padre que está en secreto. Y tu padre que ve en secreto te recompensará. Mateo 6: 17-18

Ayuno y predicas de jesús a sus discípulos.

El ayuno cuando se complementa con la oración es la puerta para la comunión con el Altísimo. El señor se agrada en la oración, el ayuno y las buenas obras.

¿Qué no debéis hacer durante el ayuno?

El ayuno es un tiempo para estar con Dios. No debes discutir o tener problemas pendientes. A no ser que uses el ayuno para pedir al señor resolver alguna situación que amarga tu corazón.

El ayuno no te será aceptado si tienes el corazón orgulloso, si no has perdonado a tu hermano o a tu enemigo. Si pudiendo aliviar la necesidad del pobre pasaste de largo ante él.

Entrega del ayuno de Jesús y los apóstoles.

Antes de ayunar mírate por dentro y ve que estás haciendo mal. Ora primero por el perdón de tus pecados. Humíllate ante Dios. Solo entonces el Señor bajará sus ojos y oídos hacia ti.

¿Porqué tus oraciones y el ayuno no producen resultado?

La limpieza del corazón es lo que hace que tus oraciones sean escuchadas. Los tiempos de Dios son perfectos y nada de lo que te prometió dejará de cumplirse. Pero a veces eres tú mismo quien estancas las promesas de Dios haciendo lo malo a sus ojos.

No todo lo que haces agrada a Dios y tienes que aprender a distinguir las cosas que son pecado y parecen que no lo son. Cuídate del enojo, y de las miradas torcidas. Eso proviene del mal. Cuando te enojas haces y dices cosas que no dirías en un día corriente, porque aflora lo que se oculta en tu corazón.

ayuno
La oración verdadera es el puente entre tú y Dios.

El ser humano está sujeto a pasiones violentas. No podemos negar que a veces nos invade la ira y pensamientos terribles cruzan nuestra conciencia. Es por eso que cuando nos enfadamos debemos respirar hondo y orar para que los malos pensamientos se vallan.

Si te gana la ira las palabras que salgan de tus labios labrarán tu propia ruina. Las palabras dichas en momentos de enfado, son como flechas en el viento van veloces y pueden herir y matar.

Lo peor es que el daño hecho no se puede remediar. Porque el que recibe la herida puede perdonarte; pero no olvidará lo que hiciste. Y cosas como esas son las que destruyen un matrimonio y separan a las familias.

Por eso cuando te enojes mide cada una de tus palabras o calla. Cuando callas no puedes dañar a los demás ni a ti misma, y lo que parece no tener solución en ese momento, ya verás que se resuelve sin que hieras a nadie aunque alguien te haya herido a ti.

 La diferencia entre los otros y tú es que  puedes perdonar; porque es tu naturaleza como buena cristiana. Eres tú quien tiene que dar el ejemplo de cordura, inteligencia y sencillez; en el poderoso nombre de Jesús.

Aquí te dejo un video sobre el ayuno que edificará tu Fe.

Gloria a Dios Amén.