A mis enemigos perdoné, como Dios me ha perdonado a mi.

 

20160518_011722

Muchas veces me pregunto cual de las decisiones que tomé me llevaron al punto donde todo parecía perdido. Hoy puedo mirar la vida desde otra perspectiva. Es cierto que perdí la mayoría de mis haberes después de la traición de mi mejor amigo y su esposa.

Con alevosía se apoderaron de todos mis bienes que eran cuantiosos y amenazaron mi libertad. Los odié durante varios meses. Planeé en la oscuridad la más macabra de las venganzas cegada por el odio.

Tenía en mis manos la venganza. Pagué a una persona extranjera para que les propinara la peor golpiza de la vida.

─ Rompe sus brazos y piernas y lesiona su columna vertebral¡Que no vuelvan a caminar nunca más!

Esas fueron mis palabras. Nunca supieron lo cerca que estuvieron de que su vida se convirtiera en un infierno. El hombre viajó a cuba para cumplir con mi encargo. En el último minuto me envió las fotos para no equivocarse de personas.

Entonces vi el vientre crecido de la mujer que tanto mal me hizo. Casi sentí el llanto de la criatura en mis oídos. Me di cuenta que yo no era la persona que quería cometer aquel acto tan horrible y cancelé la orden a dos pasos de ellos en una cafeteria cerca del aeropuerto de Santiago de Cuba

El hombre que iba a hacer el trabajo no dijo nada y regresó una semana después. No volvió a cobrar el dinero que le prometí alegando que no había cumplido con su parte. Aunque había sido yo quien canceló en el último minuto. No cancelé mi venganza por miedo, sino por piedad.

Reconocí que mi despreocupación y confianza ciega causaron mis males y que no soy Dios para tomar venganza. Dios tiene un propósito para todos en la vida y recordando aquellos días en que tenía todo lo material nunca recordé un momento en el que fuera realmente feliz.

Después de pasar por momentos duros, pedí ayuda a las personas que en un momento de mi vida les tendí la mano. Todos me ignoraron incluso aquellos que hoy viven una vida mejorada gracias a mi apoyo del pasado.

Pero estaba haciendo todo mal. He entregado mi vida A Dios. No necesito ayuda de nadie porque tengo a mi lado a quien todo lo puede. Lo único que me pide el Señor es fe y hacer su voluntad. Con ninguna de estas cosas me deshonro; al contrario crezco como persona y como ser humano.

Para todos los que desearon mi mal. Nada temo porque el todopoderoso me proteje. Nada me faltará por que Dios proveera para mis necesidades. Les perdono todas sus ofensas y malos deseos, porque Dios ha perdonado los míos.

Y no pido que Dios les haga mal por lo que hicieron conmigo. Les deseo salud, prosperidad y muchos años de vida. En mi corazón ya no hay rencor ni tristeza y doy gracias a Dios por eso cada día.

Autor: novarosales

Amo la redacción y me hace feliz que encuentres la respuesta a lo que buscas. Este es el oráculo, todas tus dudas serán respondidas aquí ¿ Algo te preocupa y te quita el sueño?Pregúntame; te sorprenderá constatar que tengo todas las respuestas que necesitas. No todas mis respuestas serán lo que quieres oir pero serán lo que necesitas para sanar y empezar de nuevo un camino mejor donde te esperan cosas maravillosas. Decídete a preguntar ¡ Te espero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s