El libro de Enoc estudio del capítulo 1

Lo primero que deben saber de este libro profético uno de los más importantes de la biblia; aunque después fue suprimido por la iglesia católica. Es que estaba dirigido a una generación lejana. Una generación que viviría la gran tribulación. Esta generación podemos ser nosotros nuestros hijos o nietos. Porque el gran día de la ira de Dios nadie lo sabe. Ni siquiera los ángeles.

Es impresionante porque también El libro de Enoc, describe la bajada física del Dios de los hebreos nuestro Dios, sobre el monte Sinaí para hablar con Moisés. Lo que sucedió varios siglos después.

Estudio del libro de Enoc. Enoc 1: 1-9

  1. Palabras de bendición con las que bendijo Enoc a los elegidos justos que vivirán en el día de la tribulación, cuando serán rechazados todos los malvados e impíos mientras los justos serán salvados.
  2. Enoc hombre justo a quien le fue revelada una visión del santo y del cielo. Y pronunció su oráculo y dijo: la visión del santo de los cielos me fue revelada, y oí todas las palabras de los vigilantes y de los santos y porque las escuché he aprendido todo de ellos y he comprendido que no hablaré para esta generación sino para una lejana que está por venir.
  3. Es acerca de los elegidos que hablo y a causa de ellos que pronuncio mi oráculo: el Único gran Santo vendrá desde su morada.
  4. El Dios eterno andará sobre la tierra, y sobre el monte Sinaí aparecerá con su gran ejército y surgirá en la fuerza de su poder desde lo alto de los cielos.
  5. Y todos los Vigilantes temblarán y serán castigados en lugares secretos. Y todas las extremidades de la tierra se resquebrajarán, y el temor y un gran temblor se apoderarán de ellos hasta los confines de la tierra.
  6. Las altas montañas se resquebrajarán y derrumbarán y las colinas se rebajarán y fundirán, como la cera ante la llama.
  7. Y la tierra se dividirá y todo lo que está sobre la tierra perecerá y habrá un juicio sobre todos.
  8. Pero con los justos Él hará la paz y protegerá a los elegidos y sobre ellos recaerá la clemencia, y todos ellos pertenecerán a Dios. Serán dichosos y benditos, los ayudará a todos y para ellos brillará la luz de Dios.
  9. Mirad que Él viene con una multitud de Santos, para ejecutar el juicio sobre todos, y aniquilará a los impíos y castigará a toda carne por todas sus obras impías, las cuales ellos han perversamente cometido, y de todas las palabras altaneras y duras que los malvados pecadores han hablado contra Él.

Como pueden ver este libro con más de 5500 años es el primer libro que habla sobre el Apocalipsis. Enoc es el séptimo desde Adán y ha profetizado para esta generación y para las venideras. Las que verán la gran tribulación.

Estas profecías son sustentadas por el apóstol Judas 1:14.15, (Mt 25:31), (Apocalipsis 19:11-15), 2 Tesalonicenses 1: 7-9).

Dios los bendiga.

El libro de Enoc que habla de lo oculto; gigantes y ángeles caídos.

El libro de Enoc es un libro inspirado y revelado por Dios. Y el propósito del estudio que haremos de estos textos, es que ustedes conozcan Las impresionantes profecías escritas por el profeta Enoc, séptimo después de Adán, hace más de 5.500 años.

Dice el libro de Génesis 5-24 Caminó pues Enoc con Dios y desapareció porque Dios se lo llevó consigo.

El libro de Enoc fue entregado por el propio Enoc a su hijo Matusalén y fue pasando de generación generación. Matusalén lo entregó a su hijo Lamec y Lamec a Noé que lo trasportó en al arca durante el diluvio. De esta forma ha llegado el libro a nuestros días. Sus profecías son asombrosamente exactas como podremos verificar más adelante.

El libro de Enoc describe proféticamente la segunda venida de Cristo.

El libro de Enoc describió proféticamente la segunda venida de Cristo para juzgar al mundo; miles de años antes de que Dios se hiciera carne y viniera a redimir al mundo de los pecados. Anunció la creación de los nuevos cielos y de la tierra nueva que vendrá después del milenio. Donde ya no existiría la maldición ni la muerte.

Para los apóstoles de Cristo y para los cristianos de los primeros 4 siglos D.C, Enoc era considerado un gran profeta y fue citado como referencia en muchos de los evangelios.

El libro de Enoc es el más antiguo de toda la tierra.

Este libro es el más antiguo de toda la tierra con unos 5.500 años de antigüedad. Enoc nació aproximadamente 622 años después de la creación de Adán; según el Compendio Manual de la Biblia de Halley.

Fue escrito por el propio Enoc que narra todas sus experiencias personales a lo largo de su vida y su comunicación con Dios y los ángeles a los que llamó guardianes. Muchas instituciones han querido destruir el valor profético del libro de Enoc a través de los siglos. Pero la verdadera palabra de Dios no puede ser silenciada. Por eso ha perdurado a través de los siglos.
 Viendo que muchos de ustedes han demostrado un interés auténtico en este gran profeta de Dios. Empezaremos el estudio bíblico de los textos del libro de Enoc a partir de la semana que viene.

Un libro que como lo cuenta el profeta esta escrito para una generación muy lejana que habría de surgir(nosotros) Y descubriremos todo lo que se ha cumplido de manera exacta en estas profecías y las que todavía están por cumplirse.

Dios es grande y misericordioso a Él sea toda la honra y la gloria. Conocer su palabra es conocerlo a Él. Busquemos de Dios y nos encontrará. Y seremos libres en su nombre de toda maldición y de toda atadura. Ningún poder maligno tendrá ascendencia sobre nosotros cuando Él Señor está de nuestro lado. No tienes nada que temer, Solo clama y Dios te responderá y todas las cadenas que te retienen serán rotas en el nombre poderoso de Jesús.

Dios te ama. Por eso te habla hoy.

A veces tengo estos periodos de bloqueo mental que me impiden escribir. Donde parece que todo don que Dios me dio se diluye en la nada. Entonces aparece alguien desconocido; con el rostro de una persona amada, que hace preguntas un poco incómodas, sonríe y después desaparece en la nada como mismo llegó. Dejando una promesa de futuro inconcluso, que solamente Dios sabe que significa.

Entonces recuerdo que hago, quien soy y qué es lo más importante de mi vida. Dios me ha prometido un ministerio profético y lo he vuelto a recordar hoy. Y doy gracias al Altísimo por sus dones. Gracias Jas. Mi Dios escribe recto en renglones torcidos. Y en la vida todo no es lo que parece ser. Incluso lo genuino suena falso como la nota discordante de una guitarra.

Lo que buscamos de Dios es ayuda en la debilidad.

La mayoría buscamos de Dios alivio y consuelo en la debilidad. Nadie viene a Dios con amor legítimo. Se le aprende a amar en el camino. Se le comprende cuando nos dedicamos a buscar de él. A veces lo tenemos todo, pero nos sentimos vacíos por dentro. Y tenemos un poder autodestructivo que nos ata y nos lleva cuesta abajo.

Ese vacío que sientes solo lo llena Dios. Esa tristeza que de ves en cuando llega sin que sepas por qué y que te hace sentir como si nada valiera la pena solo la quita Dios. En tu búsqueda de la felicidad has arriesgado mucho.

Has tenido triunfos y alegrías. Pero las horas de dolor inmenso las has pasado a solas, pensando si ha valido la pena tanto sacrificio. El dolor del alma es incomparable sobre todo cuando algo en tu interior te dice que ese no es el camino, pero no sabes cómo hacer un giro de 360 grados.

El camino de la fe es doloroso y a veces solitario. Pero siempre Dios está para sostenerte en tu debilidad y la victoria después de tanto sufrimiento es dulce. Es entonces que la vida tiene sentido y podrás disfrutarla a plenitud junto a las personas que amas.

O volverás a amar, pero esta vez de forma diferente. Como la calma que llega después de una tormenta. Como la lluvia suave y cálida que acaricia el rostro. Y no como la lluvia violenta y torrencial que nutre la tierra pero que también la desgarra dejándola estéril, porque arrastra en su furia lo que la hace fértil.

Muchas personas llegarán a tu vida pero no para construirla.

Es tiempo de dejar atrás la ira y el temor a lo que no conoces. Dios te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida. Incluso la enfermedad no tendrá poder sobre ti. ¡No temas! Solo pon tus miedos y esperanzas, tus deseos en manos de Dios. Él te espera desde hace mucho tiempo. Porque tu corazón aún no se ha rendido a él.

Y a pesar de todo lo que has hecho, y vivido, a pesar de tu oposición inicial y de que lo has negado muchas veces. Dios no se rinde contigo como no se rindió conmigo. Esta es la palabra para ti. Que Dios te bendiga hermano.

¿Cuál es la promesa más grande de Dios para los que le Aman?

Muchos de mis hermanos cristianos a veces me preguntan sobre las promesas de Dios. Y puedo decirles que lo que Dios promete lo cumplirá en sus tiempos. Nosotros los que amamos a Jesús nuestro salvador, vivimos por fe; y es la fe los que nos da la fuerza para esperar en Dios, porque Él no nos desamparará.

La promesa más grande de Dios para los que lo amamos está en el salmo 91. Es una invocación poderosa que cuando es recitada con fe; hace que El Altísimo nos escuche porque Él no olvida sus promesas.

Salmo: 91

El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del todopoderoso. Diré yo a Jehová: ¡Refugio mío y castillo mío mi Dios en quien confío!

Esta primera parte del salmo es una confirmación de nuestra fe: donde demostramos al creador que confiamos en él, que nadie es más poderoso y que bajo su protección estamos a salvo de todo mal. A partir de este versículo empiezan sus promesas para nosotros.

Porque él te librará de la trampa del cazador y de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá y debajo de sus alas te refugiarás. Escudo y defensa es su verdad.

No tendrás temor de espanto nocturno, ni de flecha que vuele de día, ni de peste que ande en la oscuridad, ni de plaga que en pleno día destruya. Caerán a tu lado mil y diez mil a tu mano derecha, pero a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos.

Porque a Jehová que es mi refugio, al Altísimo has puesto como tu morada. No te sobrevendrá mal, ni la plaga se acercará a tu tienda. Pues a sus ángeles dará órdenes a cerca de ti para que te guarden en todos tus caminos. En sus manos te llevarán de modo que tu pie no tropiece en piedra.

Salmo 91: 13-16 La confirmación de la promesa de Dios

Sobre el león y la cobra pisarás; hoyarás al leoncillo y a la serpiente. ¡Porque en mí ha puesto su amor, yo lo librare, lo pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre!

Él me invocará y yo le responderé; con él estaré en la angustia. Lo libraré y lo glorificaré. Lo saciaré de larga vida y le demostraré mi salvación

Los ataques del enemigo siempre amenazarán aquello que más amas.

El camino hacia la verdad y la vida es un camino de sufrimiento que nos marca para toda la vida. Por eso los momentos de felicidad debemos atesorarlos con alegría. Porque la vida se va y solo quedarán hermosos recuerdos de lo que un día fue. O remordimientos por el mal causado, que ya no se puede remediar.

Muchos cristianos piensan que la oración nos librará de todo mal y así es. La oración en sí es poderosa. Es nuestra arma para vencer al enemigo y sus trampas. Pero incluso cuando oras y vez como las cosas malas llegan a tu vida, amenazando a tu familia y rompiendo tu corazón en mil pedazos, la fe se pierde un poco. Pero eso es lo que quiere el enemigo y no podemos permitir que un momento de debilidad nos aparte de Dios.

No debes perder la fe en medio del dolor.

Cuando estés en ese momento difícil debes orar con más fuerza porque Dios tiene todas las respuestas. Él puede ver lo que nosotros no podemos y su misericordia y bondad son seguras. Es la fe lo que nos hace fuertes en Dios. Es la fe en nuestro Dios la que nos hace encontrar la paz en medio del mayor sufrimiento. Y vas a llorar muchas veces, pero Dios también te traerá paz y alegría. Y es ese sufrimiento el que hará que valores los dones de Dios cuando los recibes.

Dios nos ama. El sufrimiento como con José hijo de Jacob; es lo que moldea nuestro carácter y nos lleva al camino que Dios quiere para nosotros. Un camino de triunfos y de honores. El fue vendido como esclavo por sus hermanos, sufrió prisión injustamente por 13 años. Pero Dios no lo abandonó aún en la cárcel lo hizo prosperar. Hasta que lo conviertió en gobernador de todo egipto por su fidelidad y paciencia.

Lo importante es no perder la fe en Nuestro Creador. Nuestro Dios que nos amó con amor infinito; que se hizo carne y se sacrificó a sí mismo por amor a nosotros. Si estás sufriendo hoy regocíjate en medio de tu dolor y adora a Dios. Porque el te está preparando para un futuro glorioso. Pon en Él tus esperanzas que no serás defraudado. Nuestro Dios siempre cumple sus promesas y no es hombre para que se arrepienta de lo que promete.

Gloria a Dios. Alabado se su nombre y que su reinado no tenga fin.

Lo infinito del amor de Dios.

A veces en medio del más grande sufrimiento las personas encuentran el camino hacia la luz. Puede haber maldades tan profundas que no se ve final en ellas, y otras veces la bondad es tan grande que se entrega todo sin que el sufrimiento que conlleva; lleve implícito algo más que una renuncia verdadera, por amor a los demás.

Así es el amor de Dios por nosotros, sin inhibiciones de lo más profundo a lo más alto. Grandioso porque no tiene medidas. No tiene límites. Somos hechos con una porción de su espíritu.

Por eso cuando amamos lo entregamos todo, y cuando aflora lo más puro de nosotros en medio del peligro, o de la duda; nos sacrificamos por amor por las personas que amamos, y muchas veces por personas desconocidas, como hizo nuestro Señor en la cruz.

Ese es la esencia de Dios amar más allá de toda medida. Darlo todo sin esperar a cambio otra cosa que ese mismo amor puro y sin barreras.

La bendición que produce ayudar al pobre.

Muchos de nosotros cristianos no entendemos la bendición que significa ayudar a los necesitados que tenemos a nuestro alrededor. Dice la palabra de Dios en Salmos 41:1-2

1-¡Bienaventurado el que se preocupa del pobre! En el día malo lo librará Jehovah.

2-Jehovah lo guardará y le dará vida, para que sea feliz en la tierra. No lo entregará a la voluntad de sus enemigos.

Muchos dicen no tengo para mi ¿Cómo dar a otros?

Mírense en el espejo de la viuda pobre que mientras los ricos echaban muchas monedas en el altar de las ofrendas ella solo echó dos blancas y atrajo la mirada de Dios. Es que Dios se preocupa mucho más del que tiene poco. Porque al ayudar a otros con lo poquito que tienes; das de lo que depende tu vida y la de tu familia y eso atrae la mirada de Dios.

Todos tenemos algo que ofrecer al prójimo. Un vaso de leche que das a un necesitado es una bendición que recibes ¿Sabes porqué muchos cristianos no salen de su pobreza? Porque no son capaces de compartir lo poco que tienen. Y si no eres capaz de compartir en lo poco Dios no te pondrá en lo mucho porque no hay generosidad en tu corazón.

Ama a tu prójimo como a ti mismo significa cuidar del pobre, del necesitado y de la viuda. Es tender una mano a las personas en dificultad con lo que puedas. Siempre habrá alguien que tiene menos que tú.

Dios ama al dador alegre.

Por eso siempre que pases cerca de un necesitado detente; pregúntale como se siente. Si tienes algo que ofrecer dáselo sin hacerlo sentir vergüenza. A veces una palabra amable vale más que un montón de dinero para el que se siente solo y triste.

Bendito se Jehovah Dios de Israel, desde la eternidad y hasta la eternidad. Amén y amén.

Cuando el enemigo encuentra una brecha¿Cómo vencerlo?

A veces nos cansamos de luchar por lo que creemos correcto. Nuestra fe se empieza a enfriar y no sabemos como esa apatía y pereza nos va llenando la vida. Es entonces donde debemos preguntarnos que estamos haciendo mal ¿Por qué la gracia de Dios se aleja de nuestra vida? O será acaso que no luchar por ella hace que nos alejemos de Dios.

Todos nos hemos sentido así en un momento de nuestras vidas, agotados psicológicamente sin saber por qué. Cayendo una y otra vez en los pecados que dijimos no volveríamos a cometer. Es como un estado sin retorno que enfría la fe, te hace daño, te hace dudar. Por que la fuerza para luchar y resistir se ha apagado.

La oración constante es la respuesta a nuestros problemas.

¿Por qué nos pasa esto? Lo primero que debemos entender es que nuestra oración no es la misma, o que nuestro clamor se ha apagado. Cuando la oración se pierde el enemigo intenta tomar el control y entonces aparece la depresión, la pereza, incluso algunos de nosotros intentamos calmar con la comida esos sentimientos de frustración que no logramos entender.

Entonces sucumbimos a ese estado y nos dañamos más y mas cada día hasta que nos sentimos tan culpables que creemos que Dios no nos perdonará y abandonamos el camino y le damos la entrada al enemigo en nuestras vidas para destruir lo poco que nos quede.

No estás solo en tu debilidad, Dios está ahí.

Por eso si estás pasando momentos como este hermano o hermana que lees esta palabra ¡Hay que luchar! La vida y el camino en Dios no son fáciles y el enemigo está usando todo su poder para destruirte. Nuestra arma más poderosa es la oración, levanta tu clamor que nuestro Dios no te dejará caído.

¡Dios mío, Señor Jesucristo! Que ves nuestra debilidad y nuestra pena, perdona nuestros pecados que son muchos y usa tu poderosa mano para alejar de mi y de mi familia todo el daño que el enemigo quiera hacernos.

Ha habido momentos en que creo que te has olvidado de mi y la angustia me ha cercado. Pero ahora entiendo que nunca te fuiste y que yo dejé que se apagara mi voz. Esta es mi oración de reconciliación padre mío. Me amaste tanto que perdonaste todas mis debilidades, aunque no lo merecía.

 He sido débil Señor. Y recurro a tu fuerza porque solo(a) no puedo. Pero todo lo puedo en ti Jesús y siempre lo supe, pero no te di la oportunidad; no de verdad como ahora que me siento tan caído(a) ¡Levántame con tu fuerza Señor y libérame de toda atadura demoníaca! Libérame de todo pensamiento negativo, libérame de toda inmundicia. Aparta y echa de mi todo lo que no es de Dios y permíteme por fin ser esa nueva criatura que por tu amor ha sido limpiada y liberada hoy y siempre.

 Que tu mano poderosa nunca se aparte de mi lado y permite Señor que cuando me sienta oprimida y mencione tu nombre Tu misericordia infinita me salve siempre de las trampas del enemigo.

Amén.

La confianza en Dios es el refugio de los que creen.

La confianza en Dios es el refugio de los que creen. Porque, aunque las cosas parezcan ir mal, el que cree sabe que Dios está ahí y que no lo dejará perecer en su debilidad. Los tiempos de prueba siempre son duros pero la victoria es segura.

Hermano o hermana que hoy lees estas palabras pon tu confianza en Dios, no te rindas. Dios tiene grandes cosas para ti. Si te va muy mal y las cosas no tienen según tus ojos por donde mejorar; ora al Señor en todo momento. Él es el Dios que te ve, está a tu lado para sostenerte.

Recuerda que Dios no te va a poner una prueba que sepa que no puedas resistir y si la prueba es muy dura es porque Él confía en que puedes resistirla. Honra al Señor con tus oraciones en medio de tu debilidad y pídele al Espíritu Santo la fortaleza para resistir y salir victorioso(a)

¿Porqué debes poner tu confianza en Dios?

Porque Él no te dejará caído. Todos los que aman a Dios son perseguidos por el maligno. Tendrás muchos enemigos, pero tú no serás enemigo de nadie. Te calumniarán, pero tu boca no hablará contra los demás. Quizás en algún momento tu trabajo y tu familia se verán amenazados. Pero si tu fe es verdadera Dios te hará prosperar en medio de tus enemigos. Y los que te quisieron ver caído tendrán que ver como el Señor te levanta.

 ¡No te desanimes! ¡Esta es la hora de levantar una alabanza! Seca tus lágrimas y adora ¡Levántate! ¿No hay pan en la mesa para tus hijos o para ti? Adora y pon tu confianza en Dios, que el proveerá para tu mesa y para tu alma. ¿Estás enferma (o)? Cierra los ojos levanta tus manos y adora. Lo que quiere el enemigo es verte derrotado y caído, pero Dios es tu fortaleza. No lo olvides. Nuestro Dios es sanador, proveedor, milagroso, único, poderoso. Él es el Rey de Gloria.

Nada es imposible para el Dios a quien servimos. Solo tienes que creerlo y en la medida de tu fe te será dado. Todo lo que pidamos en el nombre poderoso de nuestro señor Jesucristo nos será otorgado por el Padre.

Gloria al que vive hoy y siempre.

Ser cristiano no es ser perfecto somos hombres y mujeres en Dios.

Hermanos y hermanas se ve mucho en nuestros días que cuando uno de los siervos de Dios cae en la tentación solo recibe reproches y aislamiento. Este comportamiento no lo ayuda, sino que lo aleja de Dios.

Hay que recordar en todo momento que cuando recibimos los ataques más fuertes del enemigo; es porque el propósito de Dios en nuestras vidas es grande. Satanás siempre tratará de eliminar este potencial peligro que nosotros representamos para él, poniendo la piedra de tropiezo en la vida del creyente. Y la única arma que nos protege del enemigo es la oración y la unidad. Unidos en Cristo Jesús somos fuertes.

Por lo que los exhorto a orar. El cristiano que peca es un soldado de Dios herido en batalla. No es que no ama a Dios; No es que no le duele haber perdido una batalla frente a Satanás. Pero una batalla no es la guerra. Hay que levantarse sacudirse y Decir Dios mío caí, pero aquí estoy. Límpiame Jesús de mi iniquidad y toma mi mano porque soy débil, pero te amo.

Así que hermano donde quiera que estés, si has cedido a la tentación una y otra vez. No te rindas, no estás solo o sola. Aquí estamos para orar por ti. Cristo te ama y nosotros también.