La venida de Cristo. Profecías cumplidas de la Biblia.

La mayoría de los profetas antiguos, predijeron la venida de Cristo y su reinado de paz. Generaciones de hombres de Dios profetizaron acertadamente su llegada y su partida antes  de que El Verbo se hiciera carne.

Esto demuestra una vez más la veracidad de las palabras de Dios en la Biblia y la certeza de que todo lo que está escrito en ella para tiempos futuros será una realidad que no podremos eludir. Por tanto preparémonos para la venida de Cristo y pongamos en Dios nuestras esperanzas.

Dice palabra de Dios en el libro de Zacarías 9:9-10

9- ¡Alégrate mucho, oh hija de Sión! ¡Da voces de júbilo o hija de Jerusalén! He aquí que tu rey viene a ti, justo y victorioso, humilde y montado sobre un asno, sobre un borriquillo de asna.

venida de Cristo

10-Destruiré los carros de Efraín y los caballos de Jerusalén. También serán destruidos los arcos de guerra y él hablará de paz a las naciones. Su dominio será de mar a mar y desde el río hasta los confines de la tierra.

La profecía de Zacarías se cumple varias generaciones después.

En el libro de Mateo: 21, se describe la entrada de Cristo a Jerusalén montado en un burrito cómo había profetizada el siervo de Dios Zacarías. El pueblo extendía sus mantos por el camino por dónde iba a pasar Jesús, cortaban ramas de los árboles y tendían alfombras en el suelo. La multitud le gritaba:

¡Sálvanos, Mesías nuestro! ¡ Bendito tú, que vienes en el nombre de Dios! Por favor, ¡Sálvanos Dios altísimo!

La profecía sobre la caída de Jerusalén.

La caída de Jerusalén fue el castigo de Dios hacia su pueblo por la desobediencia de los israelitas. Cuando Isaías y Jeremías les advirtieron a los habitantes de Jerusalén que si seguían desobedeciendo las escrituras, haciendo lo malo y apartándose del señor; la ciudad y el templo serían destruidos. Pocos creyeron y no se apartaron de sus malos caminos.

venida de Cristo

Esta profecía se cumple con el inicio de la invasión de Babilonia a Judá aproximadamente en los años 600 antes de Cristo. Durante varios años los babilonios destruyeron las aldeas, pueblos, ciudades así como la vida religiosa de Israel. Hasta que  en el año 587 A. de C, cae Jerusalén. Los judíos son exiliados y sufrieron esclavitud y miseria como castigo por haber desobedecido la voz de Dios. (Vea Salmos 137:1)

Hubo medio milenio sin profetas mayores desde Malaquías hasta Juan el bautista.

Quinientos años transcurrieron entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Durante ese tiempo no se levantaron profetas como Elías o Eliseo. La gente se dividió en grupos y sectas dando paso a la apostasía. El enemigo empezó a ganar terreno; ya que el entendimiento sobre cómo sería el verdadero Salvador llegó a ser confuso.

Es entonces que Dios nos envía a Juan el bautista para mostrarnos el camino y la próxima llegada del Mesías.

La desobediencia solo trae dolor. Piensa en la venida de Cristo.

Nada de lo que hagamos hoy impedirá que se cumpla lo que Dios diseñó para el futuro del mundo. La venida de Cristo está cerca y solo nos queda salvar nuestras almas. Las almas de todas las personas que aún no conocen a Dios.

 El Altísimo decidió destruir el mundo para volver a crear y nada de lo que ya está escrito tiene vuelta atrás. Pero sí puedes ser salvo tú y tu casa en el nombre poderoso de Jesús.

Todavía puedes inscribir tu nombre en el libro de la vida. Conoce al Señor; porque aunque el tiempo es corto aún estás a tiempo de obtener salvación. Aquí te dejo el video del día para conocimiento y salvación en el poderoso nombre de jesús.

Amén

Anuncios

Unamos el ayuno, la oración y las buenas obras.

A veces pensamos erróneamente que porque ayunamos y oramos lo que hacemos es agradable al altísimo ¡Pero no es así! Para que la oración y el ayuno lleguen a ser agradables a nuestro Dios deben ir acompañados de buenas obras, y de un corazón inclinado al bien.

Antes de orar ve que no tengas ningún pleito con nadie. Que no tengas ningún asunto pendiente; para que tu oración sea escuchada y aceptada por nuestro señor.

Dice el libro de Zacarías 7:9-10

9-Así ha dicho Jehovah de los ejércitos: Juzgad conforme a la verdad; practicad la bondad y la misericordia, cada uno con su hermano. No extorsionéis a la viuda, al huérfano, al extranjero y al pobre; ni ninguno piense en su corazón el mal contra su hermano.

Que tus buenas obras hablen por ti

Con limpieza de corazón debemos hacer nuestras oraciones al altísimo. Y si pusiéramos en práctica cada día las enseñanzas de nuestro Dios. Nuestro mundo sería un lugar mejor.

No pases de largo frente al necesitado pudiendo ayudarlo. Haz con él como quieres que nuestro señor haga contigo. Valora al que nada tiene porque no sabes de dónde llegará tu bendición. Ni hables mal de tu prójimo, ayúdalo si se equivoca; no le corrijas en público para que no le acarrees vergüenza.

Si tu hermano peca no lo grites a los 4 vientos. Llámalo y corrígelo en privado. Dios que te ve en lo oculto te recompensará en público; y tu hermano te lo agradecerá y te amará por ello.

Dios ama más las buenas obras que las oraciones vacías.

Preséntate ante Dios con el corazón lleno de buenas obras. Así serás grato a sus ojos. Cuando des no esperes nada a cambio. Pon tu confianza en las recompensas de Dios y no en la de los hombres. Edifícate con amor y bondad; así tus oraciones serán como incienso ante el altísimo.

Nuestro señor ama los corazones generosos y las manos prestas a socorrer al necesitado. Ora por tus enemigos para que encuentren el camino hacia la salvación. Para nuestra Roca no hay nada imposible y todos necesitamos del Dios vivo.

buenas obras

Acuérdate de nuestros hermanos que están sufriendo en el mundo por causa de la Fe. Están siendo asesinados, golpeados, secuestrados; por ser fieles a Jesús. Por eso agradece a Dios por lo que tienes. Muchos estarían felices hoy con lo que tú tienes ahora y no lo podrán tener.

No olvides agradecer al señor por todo lo que tienes ahora.

Cuando ores no olvides agradecer a Dios por todo. Nuestro mayor regalo es la vida y abrir los ojos cada día ya es una bendición. Que una enfermedad incurable no sea lo que te enseñe a valorar la salud, que un accidente no te haga entender lo bendecido que eres al poder ver, correr y caminar.

Que perder a tu familia por una mala decisión no te haga entender cuanto la amabas y lo importante que eran para ti. Por eso es importante valorar ahora que las tienes; las cosas que te hacen ser lo que eres. Ámate y valórate, así podrás amar y valorar a los demás.

Aquí te dejo un video para edificación y conocimiento de la palabra de Dios. Que la bendición del altísimo sea sobre ti y sobre tu familia.

Amén

El castigo de Dios a las naciones.

El castigo de Dios hacia las naciones es un hecho que no debe ponerse en duda. Todas las profecías escritas en la Biblia se han cumplido al pie de la letra. Y todos los que creemos en Cristo sabemos que ni una sola tilde de lo que está escrito dejará de acontecer.

Debemos aceptar a Cristo en nuestro corazón antes de que sea tarde. Antes de que nuestro señor venga por su pueblo y la tierra sea destruida.

Dice el libro de Sofonías 3:8

8-¡Por tanto dice Jehovah, esperad el día que me levante para ser testigo! Porque tengo determinado reunir a las naciones y juntar los reinos para derramar sobre ellos mi enojo, todo el furor de mi ira. Porque toda la tierra será consumida por el fuego de mi celo.

castigo de Dios

Dios está decidido a depurar la tierra de la maldad.

Aunque sabemos que nuestro señor es dado a la misericordia y tardo para la ira. El pecado de la tierra ha llegado a los cielos. La tierra no prevalecerá y será destruida. Pero los que creen en el señor serán salvos. Dios escogerá a los que son fieles. Estos heredarán la vida eterna.

Dice el Altísimo en Sofonías 3:9 respecto a lo que sucederá una vez que la tierra sea restaurada.

9-Entonces daré a los pueblos un lenguaje puro para que todos invoquen el nombre de Jehovah y le sirvan de común acuerdo.

Sé salvo en nuestro Señor Jesucristo

El sacrificio de nuestro señor en la cruz nos hace salvos por medio de la Fe. Si confiesas el nombre de Jesús  y lo aceptas en tu corazón ese es el primer paso para la salvación. Es tu entrada al camino de la vida.

De ahí en adelante te toca cambiar tu vida y hacer buenas obras. Alejarte del pecado y cumplir con los mandamientos de Dios. De nada te sirve confesar el nombre de Dios y no dejar tus malos caminos. Eso solo trae tristeza y desolación.

los últimos días
Cristo viene pronto.

La venida de Cristo está cerca. Que no se te haga tarde para unirte a los que tendrán la oportunidad de vivir una nueva vida. Donde no habrá dolor, sufrimiento o penas.

La carga que llevas sobre los hombros es dura de soportar.

To te invito a ser salvo(a) en el poderoso nombre de Jesús. La carga que llevas hoy sobre tus hombres es dura de llevar. Compártela con Jesús. Verás que todo lo que hoy te afecta (enfermedades, sufrimiento, soledad, ira, depresión) ya no tendrá cabida en tu vida.

Dios te restaurará por dentro y por fuera y lo que hoy te parece insalvable mañana será un recuerdo de tu victoria. No dudes en entregar tu vida al que todo lo puede. Él tiene grandes cosas esperando por ti. Ábrele tu corazón y serás salvo.

Amén.

Dios te dice hoy que no te desesperes.

Dios te dice hoy que no te desesperes porque su promesa es verdadera. A veces te desesperas porque oras, ayunas y haces el bien; pero no vez el resultado de tu adoración. En el libro de Habacuc 2:3-4 Dice la palabra del altísimo:

3-Aunque por un tiempo la visión tarde en cumplirse, al final ella hablará y no defraudará. Aunque tarde, espéralo; pues sin duda vendrá y no tardará.

4- He aquí, aquel cuya alma no es recta dentro de sí está envanecido, pero el justo por su fe vivirá.

Todo tiene su tiempo. Dios te dice hoy que no te desesperes.

No sientas envidia ni te entristezcas cuando veas progresar a los impíos. Porque la ganancia fácil trae perdición y se va como mismo llega. Y aunque el que te traiciona se enriquezca no prosperará. Reprende la envidia en el poderoso nombre de Jesús y ora por tus enemigos para que la Roca se agrade de ti.

La oración y el ayuno son las armas de un cristiano para lograr estar en comunión con Dios. Y aunque el panorama sea distinto a la promesa del señor  espera en él. Porque como sea tu Fe así será tu victoria. Todo no es dado por medio de la Fe. Perseverar en ella es lo que nos da el triunfo ante el enemigo.

¿Cómo saber que Dios te va a bendecir pronto?

 Es normal que te sientas desanimado algunas veces; y más cuando las cosas parecen estar empeorando a tu alrededor. Pero pon mucha atención. Cuando te sientas así; ese es el momento de orar más seguido, de ayunar más seguido y de pedir revelación al altísimo.

Las cosas se ponen difíciles cuando estás a punto de tener una gran recompensa de parte de Dios. El enemigo lo sabe y te atacará con todo lo malo  por todas partes para desanimarte. Debes estar preparado para eso.

Puedes perder el empleo, puedes perder el marido, se te irán los hijos de casa. Todos te darán la espalda pero usted confíe en Dios. Porque con tu victoria todo lo que se fue será restaurado en el poderoso nombre de Jesús.

El justo por su fe vivirá.

Si llevas tiempo esperando una promesa que no se manifiesta pregúntate :

  • ¿Cedí ante algún ataque del enemigo?
  • ¿Estoy orando con la misma fe que antes?
  • ¿Creo firmemente que Dios va a restaurar lo que se fue?
  • ¿Es eso lo que el Señor quiere para mí?

Porque nuestro Dios todo lo ve. Nuestro Señor no te concederá nada que te pueda dañar mañana aunque hoy parezca bueno. Así de tanto te ama. Todo lo que él tiene preparado para ti, es mucho mejor que cualquier cosa buena que puedas imaginar.

Dios te dice hoy

Por eso cuando ores al señor, no olvides lo más importante. Decirle: Hágase en mi vida señor tu perfecta voluntad. Yo me someto a tus designios. Porque tú Dios mio eres bueno. Porque tú todopoderoso, cumples tus promesas.

Para que si lo que pides no está alineado con los propósitos del señor; él manifieste su diseño en tu vida y te prospere junto con tu casa.

Aquí te dejo palabra de Dios para nutrir tu espíritu y hacerte mejor persona cada día en el poderoso nombre de Jesús.

Nadie como Nuestro Señor que perdona la maldad.

Siguiendo nuestro estudio de las escrituras del libro de Miqueas, encontramos esta grandiosa afirmación. Miqueas 7:18-19

¿Qué Dios hay como tú, que perdona la maldad y olvida el pecado del remanente de su heredad? No ha guardado para siempre su enojo, porque él se complace en la misericordia.

19- Volverá a compadecerse de nosostros. Pisoteará nuestras iniquidades y echará nuestros pecados en las profundidades del mar.

Nuestro Señor es pronto a la misericordia y tardo para la ira.

En estos versículos nuestro señor deja ver su esencia amorosa hacia nosotros. No importa de qué tan bajo fondo hayamos sido sacados por Dios. Él nos ama a todos por igual.

Para el señor no hay pecados grandes ni pecados pequeños. El pecado sea cual sea su tamaño acarrea perdición y muerte. Hay personas que roban mucho y otros que roban poco. Mucho o poco el pecado es el mismo para Dios.

Hay mujeres y hombres que adulteran una vez, otros que lo han hecho toda la vida. Pero para Dios es el mismo pecado no importa si fallaste una vez o muchas veces. La diferencia estará en el grado de arrepentimiento y en la manera en que busques el perdón de Dios.

De nada te servirán tus buenas obras si luego haces lo malo.

Es bueno detenerse en este párrafo. Sobre todo para aquellos que llevan una vida de honra y que han sucumbido a una tentación; haciendo lo malo a los ojos de Dios.

Si llevares una vida como hombre de bien y al final hicieras lo malo. No te serán tenidas en cuenta tus buenas obras del pasado. En cambio al pecador que llevó una vida de iniquidad y se arrepiente de ella, buscando el camino de Dios; le será contado como justicia.

Significa que si pecas, no pienses que con las buenas obras que hiciste antes te bastará para el perdón. Deberás volver a ganarte la gracia de Dios con arrepentimiento y obras que superen a las primeras. Porque aun conociendo al señor y siendo testigo de su gracia caíste en poder del enemigo. Pero Dios es señor de segundas oportunidades y no te dejará caído.

Jehovah es lento para la ira y grande en poder.

Nahúm 1:3 Nos recalca que nuestro señor es lento para la ira y grande en poder. Que de ninguna manera dará por inocente al culpable.  Asegura que Nuestro señor marcha en el huracán y en la tempestad y que las nubes son el polvo de sus pies.

Y nos confirma en el capítulo 1:7-8 ¡Bueno es Jehovah! Es una fortaleza en el día de la angustia y conoce a los que en él se refugian. Pero arrasa con impetuosa inundación al que se levanta contra él ¡Aún en las tinieblas perseguirá a sus enemigos.

La esencia es que Dios puede destruirnos con solo desearlo, pero tanto nos ama que nos da toda una vida para que le conozcamos y pongamos en sus manos nuestro futuro, nuestras esperanzas.

No creas a los que te dicen que Dios no puede perdonarte. No te escuches.

No escuches la voz del diablo que te dice que tus pecados son demasiado grandes para que Dios te perdone. Si grandes fueron tus maldades mayor es la misericordia del Señor. Pon tu Fé en Cristo y tus pecados por enormes que fueran desaparecerán.

En Cristo hallarás la paz que buscas, el amor que buscas, los hermanos que no tienes, los amigos que nunca pensaste encontrar y sobre todo el amor de un padre que estará contigo en todo momento para defenderte del mal.

Aquí te dejo palabra de Dios para construir tu vida y ayudarte a ser mejor persona y mejor Cristiano.

¿Qué acontecerá durante los últimos días?

Dice la palabra de Dios en libro de Miqueas 7:1 ¡Hay de mí!¡He venido a ser como los últimos frutos del verano, como el rebusco después de la vendimia! Ya no queda racimo que comer; mi alma desea los primeros higos.

La escases es uno de los males que augura el comienzo de los últimos días. Habrá muchos en la tierra que sufrirán por el hambre y perecerán.

También nos dice Dios en Miqueas 7:2 El piadoso habrá desaparecido de la tierra. No habrá ni uno que sea recto entre los hombres, Cada cual acecha la vida, cada cual caza a su prójimo con una red.

Cuando nos adentramos en estas palabras, nos vamos a un mundo dónde parece haber perecido la bondad. Claramente el señor nos declara que los hombres habrán adiestrado sus manos para hacer el mal. Los gobernantes exigirán, el juez juzgará por soborno y el poderoso hará según los deseos de su alma.

En los últimos días no habrá justicia del hombre para el hombre.

En los tiempos del fin, no habrá justicia y habrá llanto constante en los hogares. Dice la palabra del señor en Miqueas 7:5-6

5- No creáis en el amigo; no esperéis en el compañero. Cuídate de la que duerme en tu seno, guarda también tu boca.

Tu mejor amigo te traicionará y aún la persona que más amas se levantará contra ti. Se cauto al hablar porque tus mismas palabras serán utilizadas para hacerte el mal. Es mejor callar si no vas a aportar algo que sea útil. No hables mal de tu prójimo porque toda mentira y blasfemia acarrea vergüenza.

6- Porque el hijo trata con desdén a su padre, la hija se levanta contra la madre, la nuera contra la suegra y los enemigos del hombre son los de su propia casa.

los últimos días
Cristo viene pronto.

La respuesta a la salida de ese infierno terrestre está en Jehovah. parafraseando los versículos del 7- 11 te instruyo en el poderoso nombre de Jesús.

Yo miraré a Jehovah, esperaré en el Dios de mi salvación ¡Mi Dios escuchará! Porque el altísimo escucha nuestras plegarias y está atento a nuestras oraciones y súplicas. Y ten la seguridad de que El Señor no dará la misma paga al justo que al impío. Esperemos en su misericordia.

Se puede vivir en un mundo lleno de pecado pero Dios es nuestra luz.

No importa cuánto hayamos pecado si el arrepentimiento es verdadero y si nos apartamos del camino errado. Es importante que te insista sobre este punto.

No es recibir solamente a Cristo. Es apartarte de lo que hacías mal y hacer el bien. Y no tengas miedo del que dirán los que antes te conocían, si tienes que enfrentar momentos duros por tu fe. El enemigo que se alegre de tu infortunio será avergonzado, porque la maldad no prevalece ante los hijos del altísimo.

Aunque hayamos caído nos levantaremos y aunque habitemos en las tinieblas Jehovah será nuestra luz. Porque aunque pequé contra Jehovah; soportaré su ira hasta que Él juzgue mi causa y me haga justicia por mi arrepentimiento. Él me sacará a la luz.

Todas nuestras malas acciones tienen consecuencias.

Todas nuestras acciones buenas o malas tienen consecuencias. Y aunque nuestro señor nos perdone por nuestros pecados; no significa que no tendremos que enfrentarnos a situaciones difíciles que pondrán a prueba nuestra fe.

En los últimos días aquellos que no se reúnan con Dios durante el rapto. Pasarán por tribulaciones y dolores que no podemos imaginar. Porque durante el tiempo que le queda antes de ser echado al fuego el enemigo azotará con su ira a todos los que aún estén sobre la tierra.

Arrepiéntete ahora que aún es tiempo. Dios tiene grandes cosas preparadas para ti. Deja esa carga de frustración, dolor y depresión. Cristo te trae esperanza.

 La edad no importa cuando Dios te ha llamado. Lo que hayas hecho no importa si realmente quieres entregar tu vida a Dios. El señor te perdonará y nosotros tus hermanos te amaremos como nueva criatura en Cristo. Te ayudaremos en tu camino hacia la salvación por medio de la fe.

Instrúyete en la oración hermano para que Dios esté contigo.

Amén

¿Qué es lo que quiere Dios de nosotros?

No solamente los impíos temen acercarse a Dios. Porque ellos esconden su temor bajo las burlas, cuando en verdad su corazón y mente están perturbados por la duda ¿Qué quiere Dios de nosotros? La respuesta nos la da el altísimo en el libro de Miqueas 6:8

8-¡Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno! ¿Qué requiere de ti Jehovah? Solamente hacer justicia, amar misericordia y caminar humildemente con tu Dios.

desobediencia a Dios

En nuestro señor están todas las respuestas y en su amor el destino de la humanidad. Porque tanto el altísimo nos ama; que no solo envió al hijo a la cruz del calvario para que fuéramos salvos. Sino que de continuo nos envía sus profetas y pastores para enseñarnos el camino hacia la salvación eterna.

¿Qué quiere Dios de nosotros?

El altísimo  quiere que seamos salvos. Él salvará a lo que temen su nombre y los congregará. Pero Nuestros señor no va a justificar a los impíos, ni a los que hacen cosas fraudulentas. Nuestro señor no dejará sin castigo a los que persisten en la mentira y en el pecado.

Para los que persisten en su culpa Dios dice en el libro de Miqueas 6:14

14-Tú comerás pero no te saciarás; y el abatimiento estará en medio de ti. Recogerás pero no lo conservarás y lo que logres conservar yo lo entregaré a la espada.

En este versículo Nuestro señor ilustra como la escases y la depresión se apoderan de la vida de los inicuos ¡Incluso los ricos! Aunque tienen todo lo que desean comer. Nada los sacia, nada les parece suficiente o sienten hastío por todo. Porque ese vacío que sienten solo el Señor lo puede llenar.

La depresión puede matarte o salvarte.

La depresión no distingue entre clases sociales. Ataca a los ricos y a los pobres que no conocen a Dios o que se apartan de Dios. La depresión es el momento en que el alma se rebela contra sí misma e intenta suprimirse en un intento desesperado de obligar a la carne a acercarse al creador.

qué quiere Dios de nosotros

Es ese momento también en el que el enemigo te dice que no vales nada y te incita a terminar con tu vida. Es el momento dónde estás tan atado a las drogas y al alcohol que te cuesta saber quién eres. Es el día en que la prostituta ultrajada y aparentemente sin salida, decide que una sobredosis es la manera de terminar con todos sus problemas.

Pero no hay problema humano que Dios no pueda resolver. Solamente tienes que clamar al señor y él te escuchará. Tú fe te hará libre y salva.

Dios no quiere el mal para ti; sino tu salvación eterna

Dios no quiere que mueras. Él quiere darte vida eterna. El altísimo no quiere castigarte, sino bendecirte con muchos dones para que tu tiempo en la tierra sea placentero. A cambio solo te pide justicia, honestidad, amor al prójimo y que le ames con todo tu corazón.